Beneficios del aceite de oliva en repostería

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

¿No sabes si hacer tus postres con mantequilla o con aceite de oliva? Es normal. Ambas son grasas que se utilizan comúnmente en la repostería, pero hay que saber cuando utilizar una, y cuando otra, ya que el sabor del producto final puede variar drásticamente.

El uso de aceite de oliva para hornear postres es una característica de la cocina mediterránea. Aunque a algunos les puede sonar un poco extraño, utilizar aceite de oliva de calidad en los productos horneados, en realidad, es algo que lleva haciéndose durante siglos.

Sustituir la mantequilla por un buen aceite de oliva, les da a los bizcochos y galletas una textura ligera.

No hay sólo un tipo de aceite de oliva, por eso lo mejor es usar un aceite de oliva virgen extra suave y de cosecha tardía, que aportará a tus postres un sabor sutil. Un sabor más intenso puede interferir con sabor final del postre.

Los aceites etiquetados como “virgen”, “virgen extra” o “virgen extra premium” indican el grado de procesamiento que tienen. Ten en cuenta que, en general, cuanto más extra es, menos acidez tiene. Así que cuanto más extra sea, mejor.

bizcocho con aceite de oliva

Beneficios de usar aceite de oliva de calidad

Un aceite de oliva de calidad, como aceites Heraldo reduce drásticamente el contenido de colesterol y grasas saturadas de los postres. Produce dulces de sabor más ligero, y permite que brille el sabor de los demás ingredientes.

Debido a que el aceite de oliva contiene vitamina E, ayuda a mantener de forma natural la frescura de los productos horneados, y ayuda a crear bizcochos, galletas o magdalenas jugosas y húmedas.

Para freír rosquillas, donuts o buñuelos, lo mejor es el aceite de oliva. La mantequilla tiene un punto de combustión muy bajo (150ºC), lo que la hace inadecuada para freír en sartén. El punto de combustión del aceite de oliva es aproximadamente 210 grados, por lo que puede aguantar mucho al fuego.

Para todas aquellas personas que tienen intolerancia a los lácteos, la opción más sencilla es sustituir la mantequilla por aceite de oliva, una grasa de origen vegetal.

Si estás buscando comer más saludable, el aceite de oliva tiene significativamente menos grasas saturadas que la mantequilla, por lo que a menudo es una opción más saludable para nuestro corazón.

En general, la gama de sabores del aceite de oliva es más pronunciada que la de la mantequilla. Añadir aceite de oliva al pan casero, le aportará un sabor afrutado delicioso.

También puedes utilizar aceite de oliva para engrasar una bandeja para hornear galletas, o un molde antes de agregar la masa u otra mezcla. Simplemente unta bien el aceite con ayuda de una brocha de cocina y repártelo uniformemente por toda la superficie.

 

mantequilla y aceite

¿Cómo sustituir mantequilla por aceite de oliva

En cierto sentido, es fácil sustituir la mantequilla por aceite de oliva y viceversa. Ambos son grasas, y ambos desempeñarán un papel similar en el producto final. Sin embargo, no es un intercambio exacto.

Para ayudarte a determinar cómo sustituir el aceite de oliva en la repostería u otras recetas de cocina, utiliza esta tabla de conversión. Solo ten en cuenta que no se pueden sustituir en todas las recetas, por ejemplo, el hojaldre se debe hacer con mantequilla, y el glaseado (en el que tiene que permanecer sólido a temperatura ambiente) también se tiene que hacer con mantequilla.

 

Mantequilla/margarina                 Aceite de oliva


1 cucharadita                                      3/4 cucharadita


1 cucharada                                        2 1/4 cucharaditas


1/4 taza                                              3 cucharadas


1/3 taza                                              1/4 taza


1/2 taza                                              1/4 taza + 2 cucharadas


2/3 taza                                              1/2 taza


3/4 taza                                              1/2 taza + 1 cucharada


1 taza                                                  3/4 taza

 

Una vez que hayas dominado el uso del aceite de oliva y la mantequilla en la cocina, podrás hacer elaboraciones deliciosas.