Bizcocho de limón

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

Si quieres hacer un postre que nunca falla y siempre triunfa, haz un bizcocho de limón. Para acompañar ese café o esa taza de té, para un desayuno en familia o una merienda entre amigas. Sirve para todo, incluso como postre.

Hoy, te voy a mostrar cómo hago yo mi receta favorita de bizcocho de limón. El resultado es un bizcocho suave y tierno, pero que se puede cortar bien en rebanadas y se puede mojar en leche.

Personalmente, me encanta el limón, creo que es una fruta perfecta para utilizar en un dulce. La tarta de limón, el pastel de limón, el sorbete de limón y los cupcakes de limón son algunos de los dulces que se pueden elaborar con él y que están deliciosos.
Pero lo que más me gusta es este bizcocho de limón, con ese toque cítrico tan sabroso.

Todo lo que necesitas al acabar, es espolvorear un poco de azúcar glas por encima, o dejarlo tal cual.

receta bizcocho limon

Yo prefiero usar una harina normal, para todo uso, aunque también se puede usar una harina bizcochona (que incorpora algo de levadura). De cualquier manera, hay que tamizar muy bien la harina con la levadura en polvo y la sal, antes de incorporarlo a la masa. Esto no sólo garantiza la eliminación de los grumos, sino que también nos aseguramos de que los ingredientes se distribuyan uniformemente por todo el bizcocho.

 

Porciones: 6-8

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 45 minutos

Tiempo total: 1 hora

Ingredientes

  • 270 gramos de harina para todo uso
  • 220 gramos de azúcar glas
  • 4 huevos M
  • 150 ml de nata líquida para montar, a temperatura ambiente
  • 100 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
  • La ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1-2 cucharadas de extracto de limón (opcional)

Elaboración del bizcocho de limón

    1. Empezamos calentando el horno a 180 ºC con ventilador.
    2. Preparamos un molde redondo de 24 centímetros de diámetro con agujero en el medio (puede valer perfectamente un molde bundt cake), le untamos con mantequilla y le enharinamos, eliminando el exceso de harina.
    3. Lavamos muy bien el limón y lo secamos. Con un rallador fino, rallamos la piel del limón (sin coger la parte blanca que es la que amarga). Reservamos. También tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.
    4. Empezamos la masa batiendo los huevos y el azúcar en una amasadora con el accesorio plano a velocidad media. Batiremos durante unos 4 minutos, hasta que la mezcla esté ligera y esponjosa.
    5. Por otra parte, derretimos la mantequilla en el microondas durante unos segundos, y dejamos que enfríe por completo antes de utilizarla.
    6. Incorporamos la mezcla de harina, levadura y sal en 3 veces alternandola con la nata y sin parar de mezclarlo a velocidad baja, hasta que esté integrado completamente.
    7. Agrega la ralladura de limón, la mantequilla y el extracto de vainilla y vuelve a mezclar unos segundos más hasta que esté bien repartido por toda la masa.
    8. Vertemos uniformemente la masa sobre el molde preparado y lo introducimos en el horno durante unos 40-45 minutos, hasta que el exterior esté dorado y un palillo salga limpio al pincharlo en el centro. Si no es así lo dejaremos 5 minutos más y volveremos a comprobar.
    9. Sacamos el bizcocho del horno y lo posamos sobre una rejilla 10 minutos para que enfríe. Pasado ese tiempo lo desmoldamos y dejamos que enfríe completamente. Cuando ya no esté caliente, espolvoreamos azúcar glas por encima.
    10. Servimos y ¡a disfrutar!

delicioso bizcocho

Notas

Este bizcocho de limón se aromatiza únicamente con la ralladura de un limón. Los amantes de este cítrico que quieran potenciar su sabor, pueden añadir 1 o 2 cucharadas de extracto de limón. Yo he probado este bizcocho con y sin el extracto de limón, y os puedo decir que se nota bastante la diferencia.

También se le puede hacer un glaseado cítrico para darle una chispa de sabor. Sólo tienes que mezclar azúcar glas con unas gotas de zumo de limón, hasta lograr la consistencia deseada (que esté líquido), y verterlo por encima para que se endurezca.

Ya se que no va a hacer falta, pero os recuerdo que el bizcocho se puede congelar, envuelto en una bolsa de congelación y luego en papel de aluminio, hasta por 3 meses. Para descongelarlo, tiene que estar toda la noche a temperatura ambiente.