Cómo hacer helado casero

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

El helado es una de los dulces más deliciosos del verano, porque además de estar delicioso, nos refresca. Pero si quieres hacerlo bien, recurre a esta receta de helado casero que tu mismo podrás hacer con unos simples pasos y una heladera.

Comienza por una receta fácil, la vainilla, y cuando seas todo un experto podrás hacer originales versiones con tus sabores favoritos.helado

Ingredientes

  • 6 huevos grandes
  • 1 vaina de vainilla grande
  • 375 ml de leche entera
  • 375 ml de nata líquida para montar
  • 185 gr de azúcar

Elaboración:

  1. Separa la yema de las claras de los 6 huevos. Para ello puedes utilizar un separador de yemas (accesorio prescindible, pero que viene muy bien en el caso de tener que separar tantas yemas), o si no dispones de él, hacerlo mediante el método tradicional que me dispongo a relatar a continuación: Rompe el huevo a la mitad sobre una superficie de trabajo, y mantenlo en posición vertical, encima de un recipiente pequeño. Dentro caerá parte de la clara, mientras que la yema descansará en el fondo. Transfiere la yema de una cáscara a otra, permitiendo que toda la clara caiga al recipiente. Coloca las yemas solas en otro recipiente aparte y reserva las claras para otro uso.
  2. Con un cuchillo de punta afilada, corta con cuidado la vaina de vainilla longitudinalmente. Utiliza la punta del cuchillo para raspar las semillas de vainilla y colócalo en una olla de tamaño mediano. Es posible que haya que hacer el raspado dos veces, ya que las semillas tienden a pegarse a la vaina.
  3. Vierte la leche, 250 ml de nata y el azúcar en la olla, con las semillas de vainilla. Ponlo a calentar a fuego medio y revuélvelo con frecuencia con una cuchara de madera, hasta que empiecen a aparecer burbujas por los bordes, el líquido empiece a ondear en el centro (pero sin que llegue a hervir), y el azúcar se disuelva, unos 4-5 minutos.
  4. Mientras tanto, mezcla el resto de la nata (125 ml) con las yemas de huevo en un recipiente mediano aparte. Utiliza un batidor de mano para batirlo vigorosamente hasta crear una mantequilla de color amarillo pálido.
  5. Retira la olla del fuego. Empieza a batir la mezcla de yema de huevo y nata con un mano, mientras que con la otra viertes encima una cuarta parte de la mezcla de leche caliente. Cuando esta cuarta parte se haya mezclado con las yemas, se vuelven a verter todos los ingredientes del recipiente en la olla, revolviendo constantemente hasta que estén bien mezclados.como-hacer-helado
  6. Pon la olla de nuevo a fuego medio y continúa con la cocción, revolviendo constantemente con una cuchara de madera, durante 4-5 minutos. La mezcla no debe hervir. Estará lista cuando sea lo suficientemente espesa para cubrir la parte de atrás de la cuchara, y si se pasa un dedo a lo largo de la cuchara, dejar un rastro. En ese momento hay que retirarlo del fuego.
  7. Prepara un tamiz de malla fina sobre un recipiente. Vierte la mezcla caliente a través del tamiz y aplasta los sólidos con el reverso de la cuchara para escurrir todo el líquido.
  8. Llena un recipiente grande hasta la mitad con cubos de hielo y un poco de agua para cubrirlos. Coloca el recipiente de la mezcla encima del hielo, y deja que la mezcla se enfríe, revolviendo ocasionalmente, hasta que alcance la temperatura ambiente, unos 30-45 minutos. Una vez que la mezcla se haya enfriado, retira el recipiente de la mezcla del hielo.
  9. Coloca un trozo de papel de film tocando la superficie de la mezcla para evitar que se forme una capa dura. Consérvalo en el frigorífico tapado hasta que esté bien frío (mínimo 3 horas).
  10. Prepara la heladera de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Retira el papel de film de la mezcla y vierte la mezcla fría en la heladera. Batir de acuerdo con las instrucciones del fabricante hasta que la mezcla alcance la consistencia y el espesor de la nata montada. El tiempo dependerá del tipo de heladera que utilices, y la temperatura de la mezcla.
  11. El helado puede servirse inmediatamente, en este caso tendrá una textura y un sabor suave. Si quieres un sabor más intenso y una consistencia más firme, más parecida a la del helado tradicional, utiliza una espátula de silicona para transferir el helado a un recipiente de plástico para congelar. Cúbrelo y mételo en el congelador hasta que el helado esté duro (mínimo 3 horas).

Para servir el helado tendrás que sumergir la cuchara para helados en agua caliente, y tirar hacia atrás para formar una bola completa. El helado restante se puede volver a introducir en el congelador, bien tapado.

Variaciones

Se puede utilizar la misma base del helado de vainilla para realizar otros sabores.

  • Café: En lugar de añadir la vainilla y vaina, vierte 15 ml de café expreso. Se puede añadir más sabor a café agregando 15 gr de granos de café cubiertos de chocolate picado en los últimos 5 minutos de mezclado.
  • Canela: En lugar de añadir la vainilla, agrega una rama de canela o 1/2 cucharadita de canela en polvo. Asegúrate de retirar la rama de canela antes de empezar a batir.