Coulant de chocolate

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

coulant de chocolateEl coulant es un pequeño bizcocho de chocolate que tiene una peculiaridad, su interior está fundido, de este modo, cuando lo cortas por la mitad, brota de su interior una cremosa salsa de chocolate que se funde en la boca.

El contraste entre la capa exterior crujiente y la suave masa del relleno, casi derretida, hace del coulant de chocolate una delicia muy especial.

Como en muchas recetas, hay varias variantes de este postre, introduciendo ingredientes como Nutella, turrón o dulce de leche.

También podemos hacer una versión de coulant de chocolate para adultos añadiendo a la masa una cucharada o dos de brandy o café intenso para aumentar el sabor.

Si queremos darle otra textura, le echamos un puñado de virutas de chocolate blanco, negro o con leche.

Y para tener un resultado espectacular, podemos servirlo sobre una base de salsa chocolate.

No os olvideis de utilizar siempre unos ingredientes de calidad, en este caso, necesitaremos un buen chocolate negro.

Ingredientes para 4-6 personas:

  • 125g de chocolate negro (con al menos un 70% de cacao)
  • 125g de mantequilla en dados
  • 150g de azúcar
  • 2 huevos grandes + 2 yemas
  • 50g de harina tamizada

Elaboración del coulant de chocolate:

Precalentamos el horno a 190ºC mientras engrasamos los moldes de coulant (aquí los tienes a buen precio), usaremos 4 moldes de 200 ml o 6 de 150 ml.

Desmenuzamos el chocolate en un bol grande y agregamos la mantequilla cortada en dados.

Colocamos el bol en una olla al baño maría y, a fuego muy lento, vamos removiendo hasta que se hayan derretido por completo los ingredientes. Mezclamos bien y dejamos que se enfríe un poco.

Batimos el azúcar, los huevos y las yemas en otro recipiente hasta tener una masa espesa de color pálido y a continuación, incorporamos el chocolate derretido.

Añadimos la harina tamizada y mezclamos.

Repartimos la masa en los moldes, los introducimos en el horno y los cocemos entre 20-25 minutos según su tamaño (necesitarán menos cuanto más pequeños sean).

Los sacamos cuando hayan adquirido un aspecto esponjoso.

Los coulants de chocolate se pueden servir con nata, crema o una bola de helado, pero también los puedes disfrutar solos, que están para morirse.