Pastel de café y nueces

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

Este pastel es muy fácil de encontrar en los supermercados por lo que la gente no suele hacerle en casa, esto es una pena porque es un pastel muy sencillo de elaborar y dejará un agradable aroma en nuestra casa. Además no hay nada como un buen dulce casero.

El sabor del café siempre queda bien con las nueces, este pastel de café y nueces sabe combinar estos dos sabores dando como resultado un pastel jugoso y esponjoso glaseado de la mejor manera, con una buttercream de café.

Si a tus comensales les encanta las nueces, puedes eliminar el café en la crema de mantequilla y sustituirlo por licor de nueces.

Los verdaderos amantes del café quedarán sorprendidos si sustituimos el café instantaneo por café expresso fuerte, y que mejor para hacer un buen café que la mejor cafetera de expressos.

Ingredientes para dos moldes redondos de 20cm:

Para el bizcocho:

  • 3 cucharadas de café instantaneo fuerte
  • 2 cucharadas de agua hirviendo
  • 225g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 225g de azúcar extrafino
  • 4 huevos medianos
  • 225g de harina con levadura
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100g de nueces picadas

Para la crema de mantequilla de café:

  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300g de azúcar glas tamizado
  • 2 cucharadas de café instantaneo fuerte
  • 1 cucharada de agua hirviendo
  • 6 nueces partidas por la mitad

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos los dos moldes y los forramos con papel de horno. Los moldes pueden ser tipo layer cake, o si no tenemos de una altura mayor.

Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

Disolvemos las 3 cucharadas del café instantaneo fuerte el las 2 cucharadas de agua hirviendo y lo dejamos que enfríe. Reservamos.

Mezclamos la mantequilla y el azúcar en una amasadora hasta que tenga una consistencia de color pálido, ligera y cremosa.

Añadimos una cucharada de harina a la mezcla y los huevos batidos de uno en uno y seguimos mezclando.

Vertemos el café frío en la preparación y batimos todo hasta que quede bien integrado.

Incorporamos el resto de la harina, la levadura y las nueces picadas. Lo mezclamos todo hasta que tengamos una masa homogénea. Si no queremos encontrar trocitos de nueces en el bizcocho también podemos triturarlas hasta que se reduzcan a polvo.

Dividimos la mezcla entre los dos moldes, añadiendo la misma cantidad en cada uno. Nivelamos la superficie con una espátula.

Introducimos en el horno durante 25-30 minutos o hasta que al introducir un palillo, este salga limpio.

Desmoldamos en una rejilla metálica, retiramos el papel de horno y dejamos enfriar antes de glasear.

Para hacer la crema de mantequilla con sabor a café. Disolvemos las 2 cucharadas de café instantaneo en 1 cucharada de agua hirviendo y dejamos que se enfríe.

En una amasador batimos la mantequilla con el azúcar glas tamizado hasta que quede una crema ligera con un color pálido (unos 5 minutos).

Añadimos el café ya frío y seguimos batiendo (1 minuto más).

Para montar el pastel. Con la ayuda de una espátula, extendemos la mitad de la crema de mantequilla encima de uno de los bizcochos, colocamos el otro encima y volvemos a extender el resto de crema de mantequilla encima de este.

Decoramos con las nueces partidas por la mitad distribuidas por la superficie. En lugar de nueces, se pueden poner granos de café recubiertos de chocolate encima.