Pastel de limón

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

La combinación ganadora para un buen pastel de limón es saber combinar el sabor dulce, el ácido y que quede jugoso.

Un irresistible bizcocho de limón bañado con jarabe de limón que le da una textura fresca, dulce y ácida a la vez.
pastel de limon

El jarabe de limón tradicional da al bizcocho un acabado dulce con una decoración crujiente, en contraste con el bizcocho tierno.

El ingrediente predominandte es el limón por lo que debe de ser de buena calidad, mucho mejor si es ecológico.

¿Ya tienes todos los ingredientes para prepararlo?

Ingredientes para un molde de 20 cm:

Para el pastel:

  • 175g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 175g de azúcar extrafino
  • 3 huevos batidos
  • 2 limones
  • 175g de harina con levadura
  • 1 cucharada de levadura

Para el jarabe de limón:

  • 150g de azúcar glas
  • 50ml de zumo de limón

Elaboración del pastel de limón:

Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos ligeramente un molde cuadrado o redondo de 20cm.

Tamizamos la harina y la levadura en un bol y reservamos.

En el recipiente de nuestra amasadora, batimos con el batidor plano la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa y blanquecina.

Añadimos de uno en uno los huevos a la mezcla.

Rallamos los dos limones y exprimimos el zumo de uno de ellos. Todo esto lo añadimos a la preparación y seguimos mezclando.

Incorporamos la harina con la levadura y removemos para que se integren.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos entre 40 y 50 minutos, hasta que el pastel se dore bien y quede elástico al tacto.

Una vez sacado del horno y estando aun caliente, pinchamos la parte superior con un tenedor.

Para elaborar el tradicional jarabe de limón.  Calentamos el zumo de limón y el azúcar glas en una sartén, removemos regularmente la mezcla sin dejar que hierva. A los 3 minutos quedará un jarabe transparente, a punto para verter sobre el pastel.

Lo añadiremos poco a poco, para que empape bien el bizcocho.

Como decoración final, nada queda mejor que unas rodajas de limón repartidas por la superficie.

¡Una receta clásica a la que no podrá resistirse ningún comensal!

Fuente: sainsburysmagazine.co.uk