Albóndigas en salsa española

Esta es la receta tradicional para hacer albondigas caseras en salsa española en mi familia, que ha pasado de generación en generación. Una receta original llena de sabor que hoy voy a compartir contigo para que también puedas disfrutar de este increíble y delicioso plato.

En casa nos encantan las albóndigas en todas sus versiones.
Es un plato que siempre triunfa, porque es muy versátil.
De hecho, no hay otra receta a base de carne que sea más versátil que las albóndigas.

4

A los niños les encantan (que no es fácil), se pueden elaborar casi con cualquier tipo de carne o pescado, incluso vegetarianas; y por supuesto, también puedes mezclar diferentes tipos de carnes, como la receta de hoy.

Es más, la mezcla de ambas carnes va a enriquecer la receta, además de darle un toque extra de jugosidad a las albóndigas.

Seguramente también te interesará el artículo principal de albóndigas en salsa.

Son una opción ideal para cocinar grandes cantidades. Puedes comerlas durante el día, preparar una deliciosa comida de tupper para el trabajo, y aún así congelar las sobras (salsa incluida) para disfrutarlas cada vez que te apetezca en los próximos meses.

5

Son absolutamente deliciosas, especialmente si sigues la receta que te traigo hoy.

Receta de albondigas en salsa española

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 25 minutos

Tiempo total: 45 minutos

Raciones: 4-6 personas

Ingredientes

  • 300 gramos de carne de vacuno magra picada
  • 300 gramos de carne picada de cerdo
  • 1 rebanada de pan duro sin corteza
  • Un poco de leche para empapar el pan
  • 1/2 cebolla, rallada
  • 2 dientes de ajo, bien picados
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 2 cucharadas de perejil fresco finamente picado
  • 3/4 cucharadita de sal
  • Unas vueltas de pimienta negra molida
  • 1 huevo batido
  • Un chorrito generoso de aceite
  • Harina para enharinar las albóndigas
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 vasos de caldo de carne
  • Perejil picado, para adornar

Elaboración

  1. En un recipiente, vierte la leche tibia, y empapa la rebanada de pan para que se reblandezca. Después de unos segundos, escurre el pan para eliminar el exceso de leche y colócalo en un bol grande.
  2. Añade la carne, la cebolla rallada, los dientes de ajo picados, el huevo batido, el comino, el perejil, la sal, y una cantidad generosa de pimienta negra, y mezcla todos los ingredientes con las manos. La mezcla debe tener una textura firme pero pegajosa, de hecho se debe pegar un poco en las manos.
  3. Coge una pequeña porción, y ponla entre las palmas de las manos para darle forma redonda, tampoco es necesario que quede una bola perfecta. La albóndiga debe tener un diámetro de aproximadamente 3 centímetros, para que no quede ni muy grande, ni muy pequeña. Sigue haciendo este proceso hasta terminar con toda la masa.
  4. Esparce la harina en un plato, y haz rodar las albóndigas para enharinarlas. La albóndiga debe estar completamente cubierta de harina.
  5. Cuando hayas acabado de enharinar todas las albóndigas, calienta una sartén grande a fuego medio, con un generoso chorro de aceite de oliva. El aceite deberá cubrir todo el fondo de la sartén para luego servir como base de la salsa española.
  6. Cuando el aceite haya alcanzado la temperatura óptima, introduce una a una las albóndigas, sin saturar la sartén. Ve dorando las albóndigas por todos los lados, girándolas cada minuto. La idea es cocinar las albóndigas solo por fuera, para que la harina exterior se vaya desprendiendo, y hacer la salsa después.
  7. Una vez que todas las albóndigas estén doradas, sácalas y resérvalas en un plato.
  8. Mantén el aceite en el fuego, y aprovechando la harina y los jugos que han soltado las albóndigas al freírse, hacer la salsa española. Vierte el vino blanco y aumenta la temperatura para que la salsa empiece a hervir y se evapore el alcohol.
  9. A continuación, vierte el caldo, reduce la temperatura a fuego medio, y empieza a removerlo con unas varillas para que se vaya ligando. Después de unos pocos minutos, la salsa comenzará a espesar.
  10. En este momento, prueba la salsa para ver si es necesario rectificarla de sal.
  11. Antes de que espese por completo, añadimos las albóndigas a la sartén, para que se terminen de cocer, sin tapar ni nada, durante unos 10 minutos. Cuando más reducida esté la salsa, más concentrados serán los sabores.
  12. Por último, decoramos con perejil picado, y servimos.

Y con estos pocos pasos, ya tenemos nuestro plato listo. Recuerda, que tienes más recetas con diferentes estilos en https://delicista.es/albondigas-en-salsa/

Nuestros favoritos