Albóndigas veganas

Hay varias maneras de hacer albóndigas vegetarianas. He probado recetas con legumbres, con tofu, con tempeh, nueces y granos.

Y para mí, las mejores albóndigas veganas son de tempeh (producto obtenido a partir de la fermentación de semillas de soja con el hongo rhizopus), porque me encanta su sabor, su textura, y están llenas de proteínas.

1

En esta receta, el tempeh va acompañado de cebolla y ajo salteado, y algunas especias, para darle un sabor dulce y herbáceo a las albóndigas. En este caso he utilizado tomillo, pero puedes utilizar cualquier otra hierba aromática que te guste.

Para conseguir una textura similar a la carne picada, trituro el tempeh con nueces en un procesador de alimentos. Así el tempeh se desmenuza y su textura es mucho más manejable para poder darle forma.

Este artículo te puede interesar: albóndigas en salsa.

Pero ten cuidado de no triturarlo demasiado para que el tempeh no se vuelva pegajoso y gomoso.

Todas las albóndigas necesitan un ingrediente que una a todos los demás. En el caso de las albóndigas de carne, ese ingrediente es el huevo; pero para estas albóndigas veganas he utilizado un sustituto vegetal: el huevo de lino.

Los huevos de lino tienen un fuerte poder aglutinante debido a sus proteínas, y no dejan ningún sabor o textura no deseados. ¡Así que son perfectos para estas albóndigas!

Puedes servir estas albóndigas con cualquier salsa vegana, por ejemplo con una salsa de tomate acompañando a un plato de pasta, o como aperitivo con una salsa teriyaki.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 ramitas de tomillo fresco, sin tallos
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1/2 cebolla amarilla pequeña, cortada en cubitos
  • 225 gramos de tempeh
  • 50 gramos de nueces tostadas
  • 1 taza de queso parmesano vegano
  • 45 gramos de pan rallado Panko
  • 60 ml de caldo vegetal
  • 1 huevo de lino
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Pimienta negra molida, al gusto
  • 2 cucharadas de perejil fresco, finamente picado
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 190ºC, calor arriba y abajo, y forra una bandeja de horno con papel vegetal.
  2. En una sartén pequeña, calienta el aceite a fuego medio. Cuando esté caliente, añade la cebolla y sofríela durante 5 minutos, hasta que estén transparentes. Agrega el ajo y el tomillo, y sofríelo durante otro minuto, removiéndolo a menudo, hasta que esté perfumado. Resérvalo.
  3. En un procesador de alimentos o picadora, tritura el tempeh y las nueces hasta que tengan una textura manejable. Transfiere esta mezcla a un recipiente grande.
  4. Incorpora la mezcla de cebolla y ajo, junto con el resto de los ingredientes. Mézclalo bien con las manos hasta formar una masa con la que se pueda trabajar.
  5. Coge dos cucharadas de masa y dale forma redonda para forma la albóndiga. Colócala sobre la bandeja forrada, y continua formando las bolas hasta acabar con la masa. No pegues demasiado las albóndigas en la bandeja, para que se puedan cocinar uniformemente.
  6. Introduce la bandeja en el horno durante 15-20 minutos, hasta que las albóndigas estén doradas y crujientes por la superficie. Sácalas del horno y sírvelas con la salsa que más te guste.

NOTAS

Puedes guardar las sobras en un recipiente hermético en el frigorífico hasta por 5 días, o en el congelador hasta por 2 meses.

Pica la cebolla y las hierbas aromáticas en dados pequeños para que se integren bien con la mezcla de albóndigas.

Ajusta las especias/hierbas como desees. Los sabores de esta receta son muy flexibles.

Nuestros favoritos