Vinagreta de limón

Esta vinagreta de limón es una receta básica para aderezar y dar brillo instantáneo a cualquier ensalada o plato de vegetales.

Elaborada con un puñado de ingredientes, incluyendo limones frescos, aceite de oliva, mostaza de Dijon y ajos, es increíblemente fácil de preparar, súper versátil y tiene un sabor increíble.

1

Su sabor ácido realza y eleva las verduras frescas o los ingredientes que se combinan con ella. ¿Ya he mencionado que es muy fácil preparar?

Después de hacer esta vinagreta de limón en casa, te prometo que nunca más comprarás una en la tienda. Porque cuando lo haces en casa puedes ajustar el perfil de sabor para hacerlo un poco más ácido y cítrico, o con un sabor más a ajo, justo como a ti te gusta.

Seguramente también te interesará el artículo principal de aliños para ensaladas.

Y seamos honestos, lo fresco es siempre lo mejor.

Lo mejor de esta vinagreta es que se puede elaborar en 5 minutos, y es lo suficientemente versátil como para pegar con casi todo. Una vez que aprendas esta receta básica, podrás agregarle diferentes ingredientes, como hierbas frescas (romero picado, orégano o cebollino), o incluso ingredientes ricos en umami, como pasta de anchoa, para cambiar el sabor.

¿Es vinagreta de limón es para todo el mundo? Sí, esta receta es compatible con la dieta Whole30, baja en hidratos de carbono, compatible con keto, vegana, sin gluten, sin lácteos. Es adecuado para casi todos los estilos de comida que conozco.

CONSEJOS PARA HACER ESTA VINAGRETA DE LIMÓN

  • Siempre utiliza limones frescos, no un jugo comprado en la tienda. Los limones frescos siempre tendrán un sabor más fuerte y vibrante.
  • Muchas vinagretas requieren una proporción de 3:1 de aceite/ácido. Yo prefiero una proporción de 2:1 como la que uso en la receta de abajo. Es un poco menos grasoso y mucho más sabroso. Pero siéntete libre de adaptarlo a tus preferencias.
  • La mostaza de Dijon añade ese toque de especias y ayuda a emulsionar el aderezo. Si lo quieres un poco más cremoso puedes añadir más.
  • Si no te gusta el ajo crudo, puedes cambiarlo por chalotas finamente picadas para conseguir un sabor más suave.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Raciones: Aproximadamente 180 ml

Ingredientes

  • 110 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 60 ml de jugo de limón recién exprimido
  • La ralladura de 1 limón
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 2 dientes de ajo prensados
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida

Elaboración

  1. Mezcla el jugo de limón recién exprimido, la ralladura de limón, el ajo prensado, la mostaza, la sal y la pimienta negra en un recipiente hasta que tenga un color beige lechoso.
  2. Vierte lentamente el aceite de oliva y continua batiéndolo hasta que todo esté emulsionado.
  3. También puedes poner todos los ingredientes en un tarro, taparlo, y agitarlo durante unos 30-60 segundos, hasta que se mezcle. Ya puedes verterlo en tus platos.

NOTAS

Puedes conservar las sobras en un frasco tapado en el frigorífico hasta por 10 días.

Si la vinagreta pierde su emulsión, simplemente bátelo de nuevo (o agítalo en el frasco).

Si te gusta el aderezo un poco más dulce, puedes añadirle 1/2 cucharadita de miel.

Nuestros favoritos