Vinagreta de miel

Esta vinagreta de miel es una de las que más uso para mis ensaladas. Lo utilizo para todas ellas, pero se combina especialmente bien con ensaladas que contienen frutas u hortalizas dulces, como la zanahoria o la remolacha.

Me encanta la miel. Me encanta su sabor, su color, me encanta la consistencia y el brillo que tiene. Lo disfruto en mi té, me encanta utilizarlo para cocinar y hornear. Y me encanta utilizarlo en una simple vinagreta.

1

Esta es una vinagreta ligera y ácida perfecta para cualquier ocasión, con la cantidad justa de sabor a miel, nada empalagoso.

Encuentro que esta proporción funciona bien para mis gustos, pero después de probarla se puede modificar según sea necesario. ¿Demasiado ácido para tu gusto? Añade un poco más de miel para que se equilibre el ácido con el dulce.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

Agregar más aceite de oliva lo hará más suave, y más vinagre le dará un sabor más ácido. Y si no te gusta el vinagre, puedes sustituirlo por jugo de limón (o de cualquier otro cítrico).

Este aliño se conserva durante bastante tiempo, tanto a temperatura ambiente como en el frigorífico, pero estoy segura de que los amantes de la miel lo acabarán en un abrir y cerrar de ojos.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Raciones: 250 ml

Ingredientes

  • 180 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de miel
  • 60 ml de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo (opcional)
  • 1 cucharadita de mostaza en polvo
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra recién molida

Elaboración

  1. Añade todos los ingredientes en un bote o tarro de cristal, ciérralo y agítalo hasta que los ingredientes estén bien mezclados.
  2. Puedes conservar la vinagreta en el mismo tarro cerrado en el frigorífico durante bastante tiempo. Agítalo siempre antes de servirlo, pues con el reposo los ingredientes se separarán.

NOTAS

Puedes cambiar el vinagre de manzana por un vinagre balsámico o cualquier otro vinagre que te guste.

El ajo machacado también es una opción si deseas añadir un poco de picante.

Nuestros favoritos