Baklava

Capa sobre capa de masa crujiente, hojaldrada y mantecosa, rellena de nueces molidas y empapadas de un almíbar de miel y limón. El baklava es el postre turco por excelencia que te conquistará con cada bocado.

Una de las cosas que más les ha gustado a mis amigos y familia de esta receta de baklava casero, es que no es tan dulce ni empalagoso como otros baklavas comprados. Aunque sigue manteniendo la misma jugosidad.

1

Te sorprenderá los pocos ingredientes que necesitas para hacer baklava: masa filo, nueces o pistachos, mantequilla, miel, azúcar, limón, canela y agua. Es todo lo que necesitas.

La pasta o masa filo se utiliza mucho para la elaboración de pasteles y tartas en las cocinas mediterráneas y de Oriente Medio. Se vende congelado o refrigerado en cualquier supermercado.

La diferencia entre la pasta filo y el hojaldre es que este último se "hincha" cuando se cocina, revelando las diferentes capas del hojaldre. La masa filo es como una de esas finas capas de hojaldre.

Es muy habitual tener problemas con el filo, ya que se seca y se desmorona cuando se intenta usar. Es frustrante, y no hay manera de salvarlo una vez que sucede.

Pero si sigues unos sencillos consejos, no te volverá a pasar, y podrás disfrutar de esta receta de baklava, y de cualquier otra receta que utilice la pasta filo.

Consejos para el uso de la masa filo

  • Descongela la pasta filo congelada por la noche en la nevera. No intentes acelerar el proceso colocándola en un lugar cálido, esto solo hará que la masa se vuelva quebradiza.
  • Compra masa filo refrigerada si puedes, no hay que descongelarla y es un poco más fácil de manejar (más flexible).
  • Sácala del frigorífico 30 minutos antes de hacer la receta.
  • Mantén la pasta filo cubierta con un paño de cocina ligeramente húmedo para que no se seque.
  • Manéjalo con cuidado, es una lámina muy fina.

Sigue estos pasos y el filo se conservará perfecto durante un par de horas.

CÓMO HACER BAKLAVA

Hay que alternar varias capas de masa filo engrasadas con mantequilla, con el relleno de nueces molidas, y luego salsearlo con un almíbar de limón y miel. Es como una lasaña, pero dulce.

La elaboración es muy simple, pero lleva tiempo. Tarde unos 30 minutos (desde el corte de la pasta filo hasta introducirlo en el horno), y eso que tengo práctica.

Una de las mejores partes de la receta es cuando se vierte el almíbar sobre el baklava mientras aún está muy caliente. Las capas de filo crujen y chisporrotean creando una experiencia muy satisfactoria.

El almíbar no empapa las capas superiores, que se mantienen súper crujientes, su trabajo es endulzar las nueces, y esto lo consigue sin problemas.

Durante el montaje del baklava hay que estar concentrado, pues es muy fácil perder la cuenta de las capas que llevas puestas.

Os voy a resumir el montaje para que lo tengáis más claro:

  1. 10 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)
  2. Nueces
  3. 5 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)
  4. Nueces
  5. 5 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)
  6. Nueces
  7. 5 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)
  8. Nueces
  9. 5 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)
  10. Nueces
  11. 10 hojas de filo (untada cada una con mantequilla)

Total 40 hojas de pasta filo.

Si te saltas una hoja filo o usas una de más en una capa, no hay problema ¡seguirá siendo increíble! Encontrarás variaciones de baklava por todo Internet, y el grosor de cada capa es muy diferente, incluso he encontrado capas de solo 2 hojas.

Si todo lo anterior no es suficiente para convencerte de que esta es una receta que debes probar, entonces el argumento decisivo podría ser este: se mantiene perfecto durante una semana, por lo que es ideal para hacer con antelación para una celebración.

Es estupendo si esperas un mínimo de 6 horas para dejar que el almíbar se empape, pero está aún mejor al día siguiente... y al día siguiente.

Tiempo de preparación: 45 minutos

Tiempo de cocción: 1 hora y 10 minutos

Tiempo total: 1 hora 55 minutos

Raciones: 24 porciones

Ingredientes

  • 40 hojas de pasta filo
  • 500 gramos de nueces
  • 285 gramos de mantequilla sin sal, derretida y ligeramente enfriada
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Para el almíbar:

  • 200 gramos de azúcar
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 185 ml de agua
  • 170 gramos de miel

Elaboración

Necesitarás un molde de 23 x 33 cm.

  1. Descongela la pasta filo durante toda la noche en la nevera y sacarla del frigorífico 30 minutos antes. Corta la masa del tamaño del molde, manteniendo la masa cubierta con un paño de cocina húmedo en todo momento.
  2. Tritura las nueces y la canela con una picadora o en un procesador de alimentos, hasta que tenga la consistencia de migas finas (pero sin que se pulvericen del todo). Divide esta mezcla en 5 partes iguales.
  3. Precalienta el horno a 160ºC calor arriba y abajo y engrasa la base del molde con ,mantequilla derretida.
  4. Coloca en la base una hoja de filo, úntala con mantequilla, repite el proceso hasta poner 10 hojas de filo, untando cada una de ellas con mantequilla. Espolvorea 1/5 parte de la mezcla de nueces y repártelas uniformemente.
  5. Cubre las nueces con una hoja de pasta filo, vuelve a untarla con mantequilla y repite el proceso hasta utilizar 5 hojas de filo, untando cada hoja con mantequilla. Espolvorea 1/5 de la mezcla de nueces y repártelas uniformemente.
  6. Repite el paso 5 tres veces más.
  7. Cubre las nueces con 10 hojas de filo, untando cada hoja con mantequilla, incluyendo la capa final.
  8. Corta el baklava en 4 tiras longitudinales, y luego haz cortes en diagonal para hacer el dibujo de rombos. Cuidado para que la masa filo no se mueva. Introdúcelo en el horno durante 1 hora - 1 hora y 15 minutos, hasta que esté dorado.
  9. Mientras tanto, haz el almíbar (necesita tiempo para enfriarse). Vierte la miel, el azúcar, el jugo de limón y el agua en un cazo y caliéntalo a fuego medio-alto. Deja que llegue a ebullición, removiéndolo para disolver el azúcar de vez en cuando.
  10. Reduce la temperatura y deja que cueza a fuego lento 3 minutos. Luego retíralo del fuego y deja que enfríe.
  11. Cuando saques la baklava del horno, vierte inmediatamente el almíbar por encima. Deja que repose durante al menos 6 horas (preferiblemente toda la noche). Comprueba que cada pieza esté bien cortada y sírvelo.

NOTAS

Consérvalo en un recipiente hermético en la despensa durante una semana. No hay cambios en la calidad, de hecho mejora con el tiempo. Pasada la semana, la masa comienza a ser un poco más crujiente, aún así 100% sabrosa.

La pasta filo viene en diferentes tamaños y cantidades dependiendo de la marca. No te preocupes demasiado si la hoja es un poco más corta o no tienes las láminas suficientes. Siempre puedes reducir las hojas de la capa o usar recortes. Esta receta requiere 40 capas en total, pero en la versión griega tradicional se utilizan 33 capas.

El baklava se elabora con varios tipos de frutos secos de pendiendo de la zona, los más comunes son las nueces, los pistachos y las almendras. A veces están en solitario y a veces mezclados.

  • Grecia: hay versiones hechas con nueces, pistachos o almendras, así como una mezcla de nueces y pistachos.
  • Turquía: generalmente hecho con pistachos, sin canela.
  • Persia: 50/50 almendras y pistacho con cardamomo en lugar de canela, y un toque de agua de rosas en el almíbar.
  • Oriente Medio: normalmente hecho con nueces.

Lo más visto