Bechamel en Thermomix

Todo cocinero necesita una buena salsa bechamel en su recetario de cocina, y debe dominar el arte (que no es tan difícil con una Thermomix) de crear una buena salsa blanca, suave y sin grumos.

Esta salsa es tan versátil que se usa en un montón de recetas, lasaña, canelones, berenjenas gratinadas, y es la espina dorsal de los huevos rellenos y las croquetas. Se utiliza para souffles, es la base de muchas otras salsas: la salsa de queso, la salsa Mornay y es el secreto detrás de que los niños coman verduras.

1

Tener o no tener una Thermomix para la preparación de la bechamel realmente marca la diferencia. Cuando visito a mi suegra y veo que ha preparado lasaña o cualquier otro plato con bechamel, siempre pienso, ¿cuánto tiempo habrá estado removiendo y removiendo la salsa por miedo a que se queme?

Cuando preparo esta receta de bechamel en la Thermomix, me olvido de remover. Simplemente hay que poner todos los ingredientes en el vaso, fijar la temperatura, la velocidad y el tiempo, y me voy a hacer otras cosas. Una gran diferencia, ¿no?

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

En lo que respecta a esta salsa bechamel, la receta es inmejorable. Es espesa, rica, cremosa y suave. Lo uso en lasaña y en mis tortellini gratinados, y creo que fue la clave para que ambos platos queden tan increíbles.

¿Cómo se hace la bechamel con Thermomix?

Tiempo de preparación: 2 minutos

Tiempo de cocción: 7 minutos

Tiempo total: 9 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 500 ml de leche entera
  • 45 gramos de harina
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1/2 cucharada de sal, o al gusto
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1 pizca de nuez moscada

Elaboración

  1. Introduce la leche, la harina y la mantequilla en el vaso de la Thermomix, selecciona 7 minutos, 90ºC a velocidad 4 o hasta obtener la consistencia deseada.
  2. Sazona la bechamel con la sal, la pimienta negra y la nuez moscada a tu gusto.

Notas

Puedes duplicar la receta y cocinarla durante 12 minutos a 90ºC a velocidad 4. Puedes tener una salsa más espesa añadiendo un poco más de harina; al contrario, si quieres una salsa más líquida, añade un poco más de leche.

Añade más mantequilla si deseas una salsa más sabrosa; la pimienta negra y la nuez moscada son opcionales, pero le dan un sabor especial a la salsa bechamel. Añade la sal y la nuez moscada al final de la cocción, evitarás sazonar demasiado o no lo suficiente.

Para guardar las sobras, puedes almacenarlas en un recipiente hermético en el frigorífico hasta por 5 días. Cuando lo utilices, vuelve a calentarlo a fuego muy bajo.

Puedes obtener muchas variantes diferentes de la bechamel sustituyendo los ingredientes o variando las cantidades.

Si añades queso Gruyere rallado o queso Parmesano y nata líquida a la salsa blanca, tendrás la salsa Mornay, que es estupenda con huevos, verduras y pescado asado. Para preparar una salsa de anchoas, basta con añadir un poco de pasta de anchoas a la salsa blanca.

Nuestros favoritos