Bizcocho de yogur sin huevo

Hornear un bizcocho esponjoso es todo un arte, incluso muchos cocineros experimentados a veces tienen dificultades para conseguir una textura esponjosa adecuada.

1

Generalmente, todas las recetas de bizcocho requieren el uso del huevo para ablandar la masa, y debido a esto, hacer un bizcocho sin huevo puede ser todo un reto. Pero con esta receta, hacer un bizcocho suave y esponjoso sin utilizar huevos es muy fácil.

A diferencia de otras recetas de bizcochos, la que te propongo hoy no utiliza mantequilla, ni leche condensada, ni huevo de lino. En su lugar, utilizo un yogur natural, bicarbonato de sodio y levadura en polvo para conseguir un bizcocho súper esponjoso.

El yogur y el bicarbonato reaccionan entre sí, lo que hace que la masa se ablande, mientras que la levadura en polvo lo eleva durante la cocción, dándole una textura ligera y esponjosa.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de prepararlo aquí.

Y para darle sabor y aromatizarlo, le añado la ralladura de limón o de naranja, y un poco de extracto de vainilla.

La receta de hoy es un ejemplo perfecto de que se puede conseguir un bizcocho suave, esponjoso y húmedo sin utilizar huevo. ¡Nadie notará que no lleva huevo!

Te animo a que hagas este bizcocho tan pronto como puedas, porque es realmente fácil y delicioso.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 40 minutos

Tiempo total: 50 minutos

Raciones: 8 personas

Ingredientes

  • 190 gramos de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 y 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 250 gramos de yogur natural
  • 150 gramos de azúcar
  • 110 ml de aceite de girasol
  • La ralladura de 1 naranja o limón

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo, y prepara un molde para bizcochos engrasándole con mantequilla y forrándole con papel de horno.
  2. Tamiza la harina con el bicarbonato de sodio y la levadura en polvo en un recipiente.
  3. En otro recipiente, mezcla el yogur con el azúcar, el aceite, el extracto de vainilla y la ralladura de naranja o limón. Mézclalo bien con unas varillas hasta que el azúcar se disuelva.
  4. Mezcla los ingredientes húmedos y los secos en un solo bol, y bátelo bien hasta que quede sin restos visibles de harina. No te preocupes si la mezcla es poco grumosa.
  5. Vierte la mezcla en el molde forrado y hornéalo durante 10 minutos. Después reduce la temperatura del horno a 180 grados y continua la cocción durante otros 30 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro del bizcocho, éste salga limpio.
  6. Si durante la cocción la superficie del bizcocho se pone demasiado tostada, cubre el bizcocho con un trozo de papel de aluminio para evitar que se queme.
  7. Deja que enfríe sobre una rejilla durante 15-20 minutos. Después desmóldalo, retira el papel de horno y deja que enfríe completamente sobre una rejilla antes de servirlo.

NOTAS

Utiliza un aceite neutro, que no tenga un sabor muy fuerte. El de girasol es el mejor, aunque también puedes utilizar un aceite de oliva suave.

Después de preparar la masa, hornéala inmediatamente. De lo contrario, el pastel no se volverá blando y esponjoso.

Nuestros favoritos