Bizcocho de yogur y chocolate

A veces me apetece un simple bizcocho básico para mojar en el café, nada elegante, sin glaseados o decoraciones. Sólo un bizcocho sabroso y fácil de hacer. Este es ese bizcocho.

Me encanta hornear bizcochos con yogur. La adición de yogur funciona de la misma manera que el buttermilk, añade sabor y humedad a la masa, por lo que casi siempre lo utilizo en los bizcochos o pasteles.

1

El resultado es un bizcocho jugoso y esponjoso, como resultado del uso de yogur; y con un intenso sabor a chocolate, gracias al cacao puro. Y el olor mientras se hornea es hipnótico, te lo digo yo.

Para el cacao en polvo utilicé 100% cacao puro sin azúcar añadido. Recomiendo encarecidamente utilizar esta variedad, ya que le da un sabor a chocolate más fuerte a la masa, mientras que un cacao en polvo endulzado (como el Cola Cao) está compuesto en su mayor parte por azúcar y tiene muy poco cacao.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de bizcocho de yogur.

Es una receta muy fácil que se puede elaborar en un solo recipiente. Aunque yo lo mezclo con la amasadora, ya que es lo mejor para mezclar masas, tú puedes hacerlo con unas varillas si no tienes este aparato.

Unas varillas ayudarán a incorporar aire en la masa haciendo que el bizcocho sea más ligero. También ayudará a eliminar los grumos rápidamente, sin mezclar demasiado.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 50 minutos

Tiempo total: 60 minutos

Porciones: 10 personas

Ingredientes

  • 90 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gramos de azúcar
  • 2 huevos L
  • 210 gramos de harina
  • 100 gramos de cacao puro en polvo
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 170 gramos de yogur natural o de vainilla
  • 80 ml de agua
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Forra un molde rectangular con papel de horno o aplica spray desmoldante para que sea más fácil desmoldar.
  2. En un recipiente, tamiza la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato de sodio y la sal. Resérvalo.
  3. En otro recipiente pequeño, mezcla el yogur, el agua y el extracto de vainilla. Resérvalo.
  4. Con una amasadora equipada con una pala, mezcla la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que formen una mezcla suave y esponjosa, aproximadamente 3 minutos.
  5. Agrega los huevos de uno en uno, batiendo después de cada adición. No añadas el siguiente hasta que el anterior se haya mezclado por completo.
  6. Sin parar de batir, añade la mitad de la mezcla de harina al recipiente, después agrega la mezcla de yogur, y por último, la harina restante. Continua mezclándolo hasta que la masa sea homogénea.
  7. Vierte la masa en el molde forrado e introdúcelo en el horno durante 50 minutos. Después de ese tiempo, pincha el centro del bizcocho con un palillo y, si sale limpio, retíralo del horno. Sino, déjalo 5 minutos más y vuelve a comprobar.
  8. Deja que enfríe en el molde durante 15 minutos. Después dale la vuelta y desmóldalo, dejando que enfríe en una rejilla completamente.

Notas

Si quieres conseguir un sabor a chocolate aún más intenso, agrega unas pepitas de chocolate a la masa.

Asegúrate de engrasar bien el molde y de forrarlo con papel de horno para poder desmoldarlo fácilmente, sin que se pegue.

Yo he utilizado yogur natural normal (no azucarado), pero también puedes utilizar yogur griego (no light) para este bizcocho. Con sabor a vainilla también funcionará.

Mi consejo: no lo cocines en exceso, de lo contrario puede volverse un poco seco. Como cada horno es diferente, te recomiendo que empieces a comprobar el bizcocho después de 45 minutos. Para algunos hornos ya estará listo, para otros puede llegar a los 60 minutos.

Nuestros favoritos