Bizcocho marmolado

Cuando tengo un antojo de dulce, uno de mis bocados preferidos es el bizcocho marmolado. Se trata de un pastel mantecoso con remolinos de chocolate que es delicioso y bonito a partes iguales.

1

Es ideal para llevar a meriendas, como postre en comidas, para disfrutar con una taza de café en el desayuno o incluso para saciar esa hambre de dulce que tanto necesitas.

Se trata de un bizcocho nada complicado, con ingredientes que seguro tienes en casa, por lo que puedes hacerlo hoy mismo. Te aseguro que triunfará si quieres algo dulce y con sabor a chocolate.

Aunque se puede usar chocolate derretido en esta receta, yo prefiero usar cacao en polvo porque es más fácil y el cacao en polvo no compromete el sabor.

No me refiero al Colacao o similar, sino a un cacao 100% puro, sin azúcar en polvo. Ahora hay un montón de opciones.

Eso sí, tendrás que poner atención para conseguir el efecto de mármol tan bonito. No lo remuevas demasiado, con mezclarlo un par de veces con una espátula en forma de "S" es suficiente.

Sabroso, seguro que te queda. ¿Te atreves a probar?

Y también deberías probar estos dulces con chocolate:

Bizcocho con yogur y chocolate

O con naranja, dos sabores que combinan a la perfección

Bizcocho de chocolate, para los más golosos

Brownie, delicioso también

Coulant, un bizcochito caliente


Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 50 minutos

Tiempo total: 1 hora y 5 minutos

Raciones: 6 personas

Ingredientes

  • 220 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 200 gramos de harina para todo uso
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 200 gramos de azúcar fina o en polvo (azúcar glas)
  • 4 huevos L
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200°C con calor arriba y abajo. Engrasa un molde rectangular con un poco de mantequilla.
  2. Tamiza la harina y la levadura en un recipiente, añade la sal, mezcla y reserva.
  3. Con ayuda de una amasadora o batidora de varillas, mezcla la mantequilla y el azúcar hasta que esté bien mezclada, lo sabrás porque cambiará a un color amarillo pálido.
  4. Añade el primer huevo y mezcla hasta que haya desaparecido en la masa. Añade el siguiente y repite. No añadas el siguiente huevo hasta que el anterior esté incorporado. Rebaña los lados del bol para que no se quede nada fuera.
  5. Vierte el extracto de vainilla e incorpora la mezcla de harina. Mezcla con la batidora hasta tener una masa homogénea. Finalmente, vierte la leche y vuelve a mezclar.
  6. Divide la masa en dos. En una de ellas añade el cacao y mézclalo bien hasta que tenga un color marrón uniforme. Vierte la masa sin cacao en el molde, distribúyelo uniformemente.
  7. Vierte la masa de cacao en el centro y, con un cuchillo de mantequilla o espátula, dibuja eses un par de veces para mezclar las dos masas y que quede el dibujo marmolado.
  8. Introduce en el horno 50 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio. Si no lo está, continua la cocción en intervalos de 5 minutos y vuelve a comprobar. Cubre la parte superior con papel de aluminio a los 20 minutos de cocción para evitar que la parte de arriba se queme.
  9. Deja que enfríe sobre una rejilla durante 5 minutos. Desmolda y deja que enfríe completamente.

NOTAS

Para esta receta he utilizado un molde rectangular para bizcochos. Mide correctamente los ingredientes de esta receta con estos consejos.

Es importante que no te guíes por la parte superior para saber si el pastel está listo, ya que está adquiere un dorado más rápidamente, pero la parte del centro estará cruda. Lo mejor es que uses un probador de pasteles, o un pincho que veas por tu cocina.

Acuérdate de tapar la parte superior del bizcocho marmolado con papel de aluminio si ves que la superficie está muy dorada, pero no lo saques antes de tiempo.

Lo más visto