Cómo arreglar la mayonesa cortada

Tanto si eres un experto cocinero como si estás aprendiendo, me juego el cuello que alguna vez has sufrido porque se ha cortado la mayonesa. Sobre todo cuando no tienes tiempo o cuando los ingredientes escasean para repetirla.

1

Pues bien, hoy te ofrezco una solución, y te doy las claves para saber cómo arreglar la mayonesa cortada.

Igual me estás leyendo y estás preguntándote por qué ibas a molestarte en preparar una mayonesa casera si puedes sustituirla por las que venden envasadas. No es que esté en contra de estas mayonesas, lo que pasa es que encuentro realmente ventajoso, el hecho de hacer tu propia salsa.

Para empezar, nosotros y solo nosotros elegimos los ingredientes que vamos a poner en nuestra salsa. Dejamos atrás los conservantes y los estabilizantes y todos esos productos químicos, y sabemos en todo momento lo que estamos comiendo. Ya es una gran ventaja para comenzar ¿no?

Y si el elaborar tu propia salsa mayonesa casera te aporta el beneficio de saber qué estás consumiendo, además, te aseguro que el sabor será mucho más intenso y placentero.

Ácida y brillante con un toque de limón fresco, la textura y el sabor rico y aterciopelado es tan maravilloso que nunca más querrás conformarte con un producto producido en masa.

Pero ten cuidado; aunque es muy fácil de elaborar con sólo unos pocos ingredientes básicos, la mayonesa casera puede rebelarse si no le das la atención que se merece.

Como otras tantas cosas buenas de la vida, que la mayonesa sea un éxito requiere de dos ingredientes esenciales, pero no materiales: paciencia y mimo.

Si lo preparas demasiado rápido, o te olvidas de admirar cómo se mezcla todo, tu deliciosa salsa casera puede cortarse en un abrir y cerrar de ojos.

Por eso, te voy a dar algunos trucos para que no vuelva a pasarte. Pero antes, vamos a ver porqué razones se corta.

¿Por qué se corta la mayonesa?

La mayonesa se corta cuando los ingredientes no emulsionan adecuadamente. El aceite necesita ser integrado muy lentamente, en un hilo muy fino para que la yema y el aceite se adhieran y emulsionen.

Cuando se corta, esos ingredientes delicadamente emulsionados se separan. El vínculo se rompe, y la cremosa salsa parece más bien requesón cuajado.

Por eso, la paciencia es un punto básico para hacer esta salsa; si no mezclas lentamente el aceite, si no lo haces con cuidado y prestas la suficiente atención, el experimento puede acabar en desastre.

También puede ser que se corte porque algún ingrediente está a temperatura muy alta. O que cuando la guardamos en la nevera, los ingredientes se separen, ya que, no disponemos de conservantes como las mayonesas de bote.

Si pasa esto, el resultado será el mismo: frustración y una salsa incomible que tendrás que tirar a la basura…. O puede que no.

Cómo arreglar la mayonesa cortada

Tenemos dos soluciones para recuperar tu salsa, dependiendo de cómo planees usarla.

Añadir agua caliente

El agua caliente es una gran aliada de nuestra mayonesa cuando queremos arreglarla. Si se nos ha cortado y queremos que emulsionen bien las yemas con el aceite, solo tenemos que echar dos cucharaditas de agua hirviendo.

El agua caliente ayudará a que las yemas se endurezcan y se vuelvan a emulsionar con el aceite, uniendo de nuevo los ingredientes.

Si ves que no se espesa de inmediato, añade otra cucharada más de agua (o dos si lo ves necesario) y sigue batiendo hasta que se espese la salsa.

Esto resultará en una salsa más fina pero más cremosa, perfecta para aliños, o como una adición a otras salsas.

Añadir otra yema de huevo

Añadir otra yema de huevo también puede sernos muy útil para arreglar esa mayonesa que se nos ha cortado. Olvídate de volver a repetir el proceso o tirar la salsa a la basura, con una yema de huevo podrás solucionar este problema.

El remedio es de lo más sencillo, solo añade una yema nueva a un recipiente aparte, y vierte muy lentamente la mayonesa cortada, mientras continuas batiéndolo. La yema extra volverá a emulsionar los ingredientes, haciéndolos suaves y ligeros una vez más.

Para este proceso, asegúrate hacerlo despacio, añadiendo solo una pequeña cantidad cada vez. Una vez que comience a espesar, puedes añadirlo en un hilo constante sin dejar de batir, para que se vaya juntando todo.

Recuerda que luego tendrás que condimentarla a tu gusto y ajustar el sabor, ya que hemos añadido más ingredientes. Puedes guardarla en la nevera uno o dos días si no la vas a consumir inmediatamente.

Recuerda, elaborar una mayonesa con éxito necesita tiempo. Dale a los ingredientes la oportunidad de adherirse y espesarse. Si lo haces así, serás ricamente recompensado con un sabor y una textura magníficos.

Lo más visto