¿Todos los tipos de trufas son comestibles?

Las trufas son un alimento que por siglos han estado presente en muchas culturas. Es más, egipcios, griegos y romanos conocían los atributos beneficiosos de este hongo. Sin embargo, ¿sabemos qué tipos de trufas comestibles hoy en día?

1

Durante esas épocas y en la actualidad, el valor gastronómico del hongo ha sido bien apreciado. Además, poseen múltiples beneficios terapéuticos.

En este sentido, este hongo comestible ayuda en el funcionamiento del sistema nervioso y muscular. A su vez, son eficaces para prevenir la aparición de la anemia y sus síntomas asociados.

¿Qué son las trufas?

Se trata de hongos que se desarrollan debajo de la tierra, específicamente fructifican entre unos 10 y 20 cm de profundidad de la superficie.

En cuanto a su peculiar sabor y aroma puede variar de acuerdo a diferentes factores. Esto quiere decir, que dependen de su hábitat y la cantidad de agua que reciben, por lo que según tales el sabor en cada trufa será distinto.

Por lo general, su sabor es intenso, es por esta razón que se utiliza en bajas dosis o proporciones para el plato a elaborar.

¿Cuáles son los tipos de trufas que se pueden comer?

En la naturaleza, se pueden distinguir diversas especies de esta familia de setas. Fundamentalmente, existen más de 100 variedades. Sin embargo, solo 4 tipos son los más conocidos en el mundo gastronómico.

En este sentido, los tipos de trufas comestibles que puedes encontrar en Europa, pero sobre todo en España son los siguientes.

Trufa negra

Su nombre científico es Tuber melanosporum, ésta se cosecha entre los meses de marzo y noviembre.

Entre los 4 tipos de hongos, la seta negra es la más utilizada en la cocina por su cocción fácil. Además, se puede cultivar o crecer en la naturaleza de manera silvestre.

Trufa blanca

Otra especie de tipos de trufa comestibles es la trufa blanca. El sabor de este hongo es intenso y a la vez picante. El diamante blanco como también se le conoce crece mayoritariamente en Italia.

Su recolecta es entre los meses de septiembre y noviembre. Además, un dato interesante es que esta seta no se puede cocinar, pero sí se puede utilizar rallada para adornar los platillos.

Trufa negra de verano

Una especie que se diferencia con las anteriores por su peculiar sabor suave y dulce es la Tuber aestivum.

Este hongo se recolecta a principios de mayo hasta mediados de agosto. El principal aporte culinario es la elaboración de conservas. Esto se debe porque es un hongo económico si se compara con las otras trufas.

Trufa brumale

La Tuber brumale es una seta pequeña y de sabor intenso, pero no tanto como la trufa negra. Una característica de ella es que crece en lugares húmedos.

Al igual que las anteriores, su recolección en predominantemente en invierno.

Trufa china, ¿comestible o no comestible?

Por otro lado, existe una trufa que no es del todo comestible. En esta ocasión, la trufa que no se puede comer es la trufa china.

En cuanto a su aspecto, es muy similar a la trufa negra. Por lo cual, puede causar confusión entre los comerciantes y comensales.

Además, esta trufa posee esporas que pueden dañar las plantas. No obstante, no se conoce científicamente su mecanismo de daño.

En este sentido, esta seta solo sirve para adornar los platos culinarios.

Lugar donde puedes encontrar las trufas

Este hongo crece principalmente en los bosques de Italia y Francia. Sin embargo, es España el principal país productor de trufas en Europa, y por ello, cuenta con múltiples empresas dedicadas a su comercio, como es el caso de Manjares de la Tierra, la cual se encarga de la limpieza y tratamiento de los hongos comestibles.

Lo más visto