Buñuelos de viento

Los buñuelos de viento se hacen con la pasta choux, una masa francesa muy ligera que se elabora con ingredientes muy sencillos que todos tenemos en casa, harina, huevos, mantequilla y agua.

Se denominan así porque la masa, una vez frita, puede doblar su volumen y parecen hinchados (de viento). Pueden elaborarse tanto dulces como salados dependiendo del relleno que escojamos.

1

Para un buen buñuelo dulce lo mejor es rellenarlo de crema pastelera, chocolate o chantillí o bien acompañarlos de alguna salsa a base de confituras de frutas como frambuesas, grosellas o arándanos.

En el terreno de lo salado hay muchas combinaciones posibles, quesos, verduras e incluso pescado son habituales.

Lo más complicado que tienen los buñuelos de viento es encontrar la temperatura óptima del aceite, ya que si está muy frío la bola de masa caerá al fondo y para que se haga bien tiene que estar a flote, y si nos pasamos de caliente, el buñuelo no aumentará de volumen y no se hará bien por dentro.

Nuestra receta de buñuelos de viento: Tienen una forma redondeada que podemos hacerla con las manos o ayudados de dos cucharas. Su tamaño es más bien pequeño, así que hay que tener cuidado al formar las bolas de masa teniendo en cuenta que luego agrandan.

Como con todo hay que tener paciencia e intentarlo otra vez si no nos salen a la primera.

Ingredientes

  • 150g de harina
  • 3 huevos
  • 50g de mantequilla
  • 200ml de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de azúcar glas
  • Aceite de oliva para freír

Elaboración

  1. Empezamos poniendo en una cacerola el agua con la sal y la mantequilla. Lo llevamos a ebullición y, cuando rompa a hervir, lo retiramos del fuego.
  2. A continuación añadimos la harina poco a poco, sin dejar de remover con unas varillas. Ponemos de nuevo a fuego bajo y seguimos removiendo hasta que la masa esté consistente y se separe de las paredes de la cacerola.
  3. Retiramos del fuego y agregamos los huevos enteros de uno en uno sin dejar de mezclar.
  4. En una sartén ponemos abundante aceite de oliva a fuego medio y cuando esté bien caliente, incorporamos una cucharada de la masa, esta tiene que tener un diámetro de unos 2 cm aproximadamente.
  5. Hay que tener en cuenta que aumentarán de volumen en la sartén por lo que debemos de dejar espacio entre un buñuelo y otro.
  6. Vamos friendo todas las bolas hasta que estén doraditas por todos los lados y luego las escurrimos sobre papel absorbente de cocina. Los dejamos que enfríen.
  7. Una vez fríos espolvoreamos los buñuelos de viento con el azúcar glas  y los servimos o bien los rellenamos.

Lo más visto