Cómo hacer buttermilk

Cuando empece a hacer repostería creativa en casa, me sorprendió encontrar en las recetas un ingrediente que nunca había visto antes: el buttermilk.

1

Por aquel entonces este ingrediente era bastante difícil de conseguir en los supermercados, así que tuve que buscar un sustituto. Por suerte, se puede sustituir mezclando dos ingredientes simples que probablemente ya tengas en tu nevera: leche y jugo de limón.

¿Qué es buttermilk?

El suero de leche o buttermilk es un producto lácteo que tiene menos grasa que la nata y un sabor ácido. Es un ingrediente que se utiliza a menudo en productos horneados, ya que añade sabor y consigue una textura húmeda y muy sabrosa.

Definitivamente, no es un ingrediente que deba omitirse. Cremoso y ácido, aporta un gran sabor y ternura a las recetas dulces y saladas.

La acidez del suero de leche reacciona con la levadura en polvo o el bicarbonato de sodio, dejando una deliciosa y deliciosa textura ligera. Se puede utilizar en galletas, pasteles, tortitas, gofres, aderezos para ensaladas, panes rápidos y un sinnúmero de otras deliciosas recetas.

Si alguna vez te encuentras con este ingrediente en una receta, no la deseches, prueba a sustituirlo por esta receta casera.

¿Se puede usar leche como sustituto?

No, la leche no valdría como un sustituto en una receta. ¿Por qué? El suero de leche es un ácido, y las recetas que lo utilizan están diseñadas para conseguir una reacción específica entre el buttermilk (ácido) y los agentes leudantes utilizados (generalmente bicarbonato de sodio), que son bases.

La leche normal y corriente no funcionará como sustituto porque no es naturalmente ácida, y por lo tanto no reaccionará correctamente con el bicarbonato.

Utilizar leche en su lugar, probablemente resultará en productos horneados más secos, menos sabrosos y menos tiernos, e incluso puede afectar al aumento que se produce en la parte superior de los bizcochos o panecillos.

Este sustituto sí que funciona, porque la adición de jugo de limón (o vinagre) causa un cambio en las partículas de leche, y en realidad acidifica la leche, que es lo que estamos buscando.

Esto se puede ver durante el reposo, cuando ciertas proteínas en la leche comienzan a aglomerarse y se empieza a cuajar. Esta acidificación ocurre instantáneamente, lo que significa que no es necesario dejar reposar la mezcla durante mucho tiempo antes de usarla. Con 5 minutos es suficiente.

¿Dónde comprar buttermilk?

Si quieres comprarlo directamente en una tienda, puedes encontrarlo en Lidl, Mercadona, Aldi o Hipercor; así como en muchas tiendas online. No te confundas, la crema fresca o la nata agria no son buenas opciones.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 250 ml

Ingredientes

  • 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido o vinagre de vino
  • 240 ml de leche (cualquier variedad)

Cómo hacer buttermilk

  1. Vierte la leche en un recipiente. Añade la cucharada de jugo de limón o vinagre a la leche y remuévelo.
  2. Deja que repose 5 minutos hasta que la leche comience a cuajarse y se vuelva ácida. Utiliza esta receta en sustitución de buttermilk.

NOTAS

Si te ha sobrado suero de leche, puedes conservarlo en el frigorífico en un recipiente hermético hasta por una semana. Sin embargo, recomiendo hacerlo según necesidad, en vez de hacerlo por adelantado.

Para esta receta puedes utilizar también bebidas vegetales, como la leche de almendras o de soja. Será un buen sustituto vegano.

Si vas a hacer menos cantidad de buttermilk, aquí tienes otras equivalencias:

  • 180 ml (3/4 taza) de leche + 2 y 1/4 cucharaditas de jugo de limón o vinagre
  • 160 ml (2/3 de taza) de leche + 2 cucharaditas de jugo de limón o vinagre
  • 120 ml (1/2 taza) de leche + 1 y 1/2 cucharadita de jugo de limón o vinagre
  • 60 ml (1/4 de taza) de leche + 3/4 de cucharadita de jugo de limón o vinagre

Lo más visto