Chocolate Crazy Cake (sin huevos ni lácteos)

Creo que es la receta más sencilla que me he encontrado nunca, y con la que menos cacharros hay que usar. Y os preguntareis ¿Porqué sin huevos y sin lácteos? Pues porque esta tarta fue creada durante la gran depresión, cuando los huevos, la leche y la mantequilla escaseaban y había que ingeniárselas para hacer una comida y mucho más para preparar un postre. Pues lo consiguieron, y aquí está la prueba.

1

Además al no incluir ni huevos ni lácteos es perfecta para los intolerantes a la lactosa o para los alérgicos al huevo. Así que si algún día os encontráis con la fiebre repostera subida y resulta que no tenéis mantequilla, ni huevos, ni leche ¡hacedla!

Os aseguro que está muy esponjosa, que no se os va a desmigar entera al cortarla y que repetiréis.

Ingredientes para un molde de 20×30 cm

  • 1 1/2 taza harina normal
  • 3 cucharadas de cacao puro en polvo
  • 1 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 5 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1 taza de agua

Cobertura de chocolate.

  • 200 ml de agua
  • 2 cucharadas rasas de maizena (20 g)
  • 250 g de chocolate negro troceado

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 180ºC.

  2. Ponemos en un recipiente apto para horno de unos 20×30 cm los 5 ingredientes secos, la harina, el cacao, el azúcar, el bicarbonato y la sal. Los mezclamos con una cuchara hasta que estén bien integrados.

  3. Hacemos 3 huecos en la mezcla, dos pequeños y uno más grande. Vertemos el vinagre en uno, la vainilla en otro y el aceite en el grande.

  4. Vertemos el agua por encima de todo y removemos todo con una cuchara hasta que este todo integrado.

  5. Introducimos en el horno durante 30-35 minutos (si hemos utilizado un recipiente más pequeño aumentaremos el tiempo) o hasta que al pincharlo con un palillo este saga limpio.

  6. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Este postre se puede degustar así solo sin cobertura, o espolvorear azúcar glas por encima.  Para la cobertura de chocolate:

  7. Ponemos en un cazo a fuego medio el agua y la maicena y removemos para que no queden grumos. Cuando este caliente añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que se derrita.

  8. Vertemos el chocolate sobre el bizcocho una vez que esté frío e introducimos en el frigorífico.

  9. En el momento de servir, decoramos con una plantilla y azúcar glas, o podemos añadir fideos de chocolate o lo que queráis.

La decoración con azúcar glas hay que hacerla poco tiempo antes de servir, ya que el azúcar se humedece si pasa mucho tiempo. La tarta se conserva perfectamente jugosa durante varios días en el frigorífico, aunque no creo que os dure tanto.

Lo más visto