Jarrete de cordero al horno

No es un secreto que me encanta la cocción lenta, y en mi caso me es muy cómoda. Como trabajo desde casa, me resulta más fácil organizar mi día preparando la comida antes de ponerme a trabajar, y tener algo que se cocina a fuego lento en el horno durante varias horas requiere poca atención por mi parte.

Una de las recetas de cocción lenta que he probado últimamente es el jarrete de cordero al horno.

¿Qué parte del cordero es el jarrete? Es la parte de la pata del cordero que va desde la corva (la curvación de la rodilla) hasta el pie, sería el equivalente a nuestra espinilla y gemelo.

1

CÓMO COCINAR EL JARRETE DE CORDERO

No te pierdas nuestro artículo sobre cordero al horno.

Cocinar con carne sobre el hueso le da mucho más sabor a un plato, ya que ayuda a añadir más sabor y cuerpo a la salsa, por lo que nunca debemos deshuesar un jarrete.

La primera vez que hice esta receta me di cuenta de cómo el sabor y la textura del jarrete de cordero me recordaba al osso bucco. Y no es de extrañar ya que el osso bucco es simplemente una sección transversal de un jarrete de ternera, por lo que es la misma parte, pero de un animal diferente.

Lo bueno del jarrete de cordero es que es un corte de carne relativamente barato (aunque cada vez son más caras debido a su popularidad), sin embargo, su aspecto es muy elegante al servirlo.

La cocción de la pata de cordero es como hacer un guiso típico, ya que deben cocinarse durante largo tiempo a fuego lento para que la carne se ablande.

¿CUÁL ES EL MEJOR VINO PARA COCINAR EL JARRETE DE CORDERO?

La mayoría de las recetas italianas de osso bucco requieren vino blanco en la salsa, pero creo que el cordero tiene un sabor más fuerte que la ternera, y que necesita un vino tinto con agallas para darle más profundidad al plato.

Siempre que cocino con vino tinto, utilizo el vino de mesa que bebo de vez en cuando. Si es lo suficientemente bueno para beber, ¡es lo suficientemente bueno para cocinar!

Para cocinar, nunca se debe usar el vino más barato que hay, a menos que también sea algo que se pueda beber con gusto; un vino malo probablemente le dará algunas notas amargas al plato. Por otro lado, tampoco hay necesidad de usar un vino muy caro.

QUÉ SERVIR CON JARRETE DE CORDERO

Se sirve típicamente con puré de patatas o incluso polenta, aunque también me gusta acompañarlo de orzo. Esta pequeña pasta tiene una forma muy similar al arroz y, cuando se mezcla con la salsa, crea un plato maravillosamente espeso y reconfortante.

Sea cual sea el acompañamiento con que lo sirvas, ¡esta receta está destinada a ser la favorita de la familia!

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de cocción: 3 horas

Tiempo total: 3 horas y 30 minutos

Raciones: 4-6 personas

Ingredientes

  • 4 jarretes de cordero, aproximadamente 2 kilos en total
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla morada grande
  • 2 tallos de apio
  • 1 zanahoria grande
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de concentrado de tomate
  • 250 ml de vino tinto
  • 1,200 kg de tomates picados o triturados
  • 500 ml de caldo de pollo
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 2 hojas de laurel
  • La piel de 1 naranja grande
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180°C (sin ventilador) o 200ºC (con ventilador). Selecciona una cazuela grande apta para horno en la que quepan cómodamente todos los ingredientes.
  2. Calienta el aceite en la cazuela a fuego medio-alto y sofríe los jarretes de cordero en tandas, hasta que estén dorados por toda la superficie.
  3. Mientras se dora el cordero, pica la cebolla, el apio y el ajo en un procesador de alimentos o picadora, hasta que estén finamente picados.
  4. Retira los jarretes de cordero a un plato. Reduce la temperatura o si la sartén está muy caliente, retírala del fuego y deja que se enfríe un poco. Añade la mezcla de cebolla y sofríela unos minutos, hasta que las verduras se ablanden.
  5. Incorpora el concentrado de tomate, remuévelo y cocínalo unos minutos más. Vierte el vino tinto y deja que la mezcla burbujee durante unos minutos para que el alcohol se evapore.
  6. Añade los tomates triturados, el caldo, el azúcar, las hojas de laurel y la cáscara de naranja. Lleva la mezcla a ebullición y deja que hierva a fuego lento durante unos minutos.
  7. Introduce los jarretes de cordero en la cazuela, junto con los jugos de la carne del plato. Asegúrate de que los huesos estén bien sumergidos en la salsa.
  8. Tapa la cazuela (bien con la tapa o con un papel de aluminio), e introdúcelo en el horno durante 2 horas, revisándolo cada 30 minutos más o menos, para darle una vuelta.
  9. Después de las 2 horas, vuelve a colocar la cazuela a fuego lento y retira la tapa. Elimina toda la grasa que puedas de la salsa. Deja que hierva a fuego lento, sin tapa, durante una hora aproximadamente, o hasta que la salsa haya espesado y la carne esté muy tierna, removiéndolo de vez en cuando para asegurarte de que no se pegue.
  10. Pruebe la salsa para comprobar los condimentos y añadir más sal y pimienta. Si sabe demasiado agria, es posible que necesite más azúcar. Sirve los jarretes con puré de patatas o polenta.

NOTAS

Hay varias maneras de servir este plato. Si los jarretes son pequeños, yo serviría uno por persona. También se puede sacar la carne de los huesos y servirla en trozos grandes o desmenuzada y mezclada con la salsa. Esta última es una buena opción para las sobras.

Cualquier vino tinto con cuerpo funciona en este plato. No necesitas usar un vino tinto caro para cocinar, siempre debes utilizar un vino que te guste beber ¡no cocines con algo que no bebas!

Nuestros favoritos