Crema de calabacín Thermomix

Me gustan las cremas de verduras calientes y sustanciosas, y ésta es una de mis preferidas. El calabacín le da un bonito color verde, la patata y la cebolla enriquecen y suavizan el sabor, y los quesitos aportan un extra de cremosidad. El resultado es una crema de calabacín deliciosa, suave y cremosa.

1

Les encanta hasta a los más pequeños de la casa, y no es extraño escucharles decir la frase, ¿puedo tomar un poco más, por favor?

Y la elaboración no puede ser más rápida y sencilla, sobre todo cuando tienes cerca el robot Thermomix, con el que puedes picar y trocear las verduras, cocinarlas y triturar la crema después.

Además, tener siempre a mano calabacines te fuerza a desarrollar una nueva creatividad en la cocina, y entre la lasaña de calabacín y las rodajas de calabacines fritos, siempre está bien hacer un plato sano y ligero que se disfruta tanto en invierno como en verano, porque también se puede tomar tibia o fría.

No te pierdas nuestro artículo sobre crema de calabacín.

Y si hay algo más importante que el calabacín en este plato, es el caldo en el que se cuece. He puesto uno de verduras, pero si quieres intensificar el sabor, utiliza uno de pollo, pero siempre de calidad, y si es casero, mucho mejor.

Sin duda un excelente primer plato, aunque perfectamente sirve también para la cena.

Y a ti ¿cómo te gustan las cremas de verduras? ¿Cuál es tu preferida?

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 30 minutos

Tiempo total: 40 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 1 kilo de calabacines (aproximadamente 3 piezas)
  • 1 cebolla, pelada y cortada por la mitad
  • 1 patata pelada y cortada en cuartos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 500 ml de caldo de verduras preferiblemente casero
  • 200 ml de nata o 4 quesitos
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto

Elaboración

  1. Lava los calabacines y trocéalos. Añádelos al vaso de la Thermomix junto con la cebolla, y pícalo a velocidad 6, durante 10 segundos.
  2. Incorpora el aceite y sofríelo a temperatura varoma, velocidad 1, durante 10 minutos.
  3. Añade la patata y el caldo, y cuécelo todo a 100ºC, velocidad cuchara, durante 20 minutos. Para que no salpique, coloca el cubilete en la tapa.
  4. Añade la nata o los quesitos y tritúralo todo, pasando lentamente de la velocidad 5 a la velocidad 10, durante un par de minutos, o hasta que la crema esté fina. Utiliza siempre el cubilete para que no salpique nada.
  5. Sazona con sal y pimienta negra la crema, y pruébalo para ver si la consistencia y la sazón está a tu gusto. Si no lo está, añade más nata, caldo o sal para compensar.

NOTAS

Para complementar el plato, añade unos zoodles (espaguetis de calabacín), picatostes, un chorrito de nata líquida, o unos piñones tostados por encima, así cada crema de calabacín será diferente y no te aburrirás de ella.

Puedes sazonar los trozos de calabacín antes de cocerlos para que eliminen una buena parte del agua, pero cuidado después con la condimentación de la crema.

Te recomiendo que dejes la piel del calabacín, a menos que haya algo desagradable que necesite ser cortado. Además de darle un bonito color a la crema, no se nota al triturarlo y aporta vitaminas y minerales extra.

Utiliza nata líquida en vez de quesitos para darle cremosidad, y si prefieres algo más ligero, sustitúyelo por leche o quesitos light.

Nuestros favoritos