Crema de calabacín y puerro

Esta semana mi padre me ha traído un buen cargamento de puerros, así que al abrir el frigorífico esta mañana, cogí los últimos calabacines que me quedaban, un par de puerros, 3 dientes de ajo, y el libro de cocina de Gwyneth Paltrow, ¡Tan fácil!, y me dispuse a cocinar la receta de hoy, una adaptación de la crema de calabacín y puerro del libro.

1

El libro es una maravillosa adición a la biblioteca de cualquier chef con mentalidad saludable, os lo recomiendo 100%. Se trata de una compilación de recetas fáciles, rápidas y sanas, elaboradas con ingredientes frescos y superalimentos que nutren nuestro cuerpo.

Esta sopa crema de calabacín y puerro es una de mis recetas favoritas hasta ahora. Los calabacines y los puerros se combinan para hacer una crema con un color verde claro. Me encanta porque es saciante, saludable y se puede servir caliente o fría. Solo lleva 30 minutos hacerla, y necesitas unos pocos ingredientes.

La receta original no lleva quesitos, así que sería una receta vegetariana; pero yo he querido darle un toque cremoso añadiendo quesitos, aunque si queréis podéis sustituirlo por nata líquida o leche evaporada.

Este artículo te puede interesar: crema de calabacín.

Esta crema en particular es increíblemente sabrosa y es un buen primer plato para acompañar cualquier comida de verano. Los sabores frescos de temporada brillan, y hacen de este plato una gran crema para servir incluso en los días más calurosos.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 puerros grandes, sólo parte blanca y verde claro, limpios y cortados en rodajas finas
  • 3 dientes de ajo grandes cortados en rodajas finas
  • 4 calabacines medianos cortados por la mitad a lo largo y luego troceados finamente
  • 500 ml de agua o caldo de verduras
  • 3 quesitos
  • 1 cucharadita de sal, o al gusto

Elaboración

  1. En una cazuela honda, calienta el aceite de oliva a fuego medio y añade los puerros picados para sofreírlos, revolviéndolos de vez en cuando, durante 10 minutos o hasta que los puerros estén blandos.
  2. Incorpora el ajo, el calabacín, y la sal. Tapa la cazuela y deja que se cocine todo a fuego medio-bajo durante 10 minutos o hasta que el calabacín esté tierno. Cuanto más fino lo piques, antes se cocinará.
  3. Pasa la mezcla al vaso de una batidora de mano, añádele medio litro de agua (o caldo de verduras) y mézclalo hasta que esté muy suave.
  4. Incorpora los quesitos y continua batiéndolo hasta que se hayan desecho. Prueba la crema y rectifica el condimento si es necesario.
  5. Adorna la crema con calabacines en rodajas muy finas para agregar textura, y sírvelo caliente o tibio. Acompáñalo de un vino blanco y un poco de pan crujiente para remojar la crema.

2

NOTAS

Personalmente, me gusta utilizar agua en vez de caldo de verduras, ya que el agua ayudará que los sabores de los ingredientes frescos brillen y no les roba protagonismo.

Nuestros favoritos