Crema de calabaza receta de la abuela

Esta receta de crema de calabaza es muy sabrosa, cremosa y saludable y, como lo hacía mi abuela, hay que asar la calabaza previamente para obtener el máximo sabor. No por nada es mi receta favorita de sopa de calabaza.

Es súper cremosa (gracias sobre todo a la calabaza, con un poco de ayuda de la nata líquida), pero también muy saludable. Está suavemente condimentada, pero te aseguro que el sabor de la calabaza brilla por encima del resto de ingredientes.

1

Es bastante fácil de hacer y las sobras saben aún mejor al día siguiente, por lo que podrías hacerlo con un día de antelación. No te sientas intimidado por la lista de ingredientes: ¡esta crema sólo requiere ingredientes básicos de cualquier despensa!

Y por supuesto, incluyo todas las instrucciones para asar la calabaza fresca, para obtener el máximo sabor de la calabaza; y también para hacer tus propias pipas de calabaza y coronar de la mejor forma una crema tan colorida.

No te pierdas nuestro artículo sobre crema de calabaza.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 70 minutos

Tiempo total: 1 hora y 25 minutos

Raciones: 4-6 personas

Ingredientes

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una calabaza de 2 kilos
  • 1 cebolla grande, picada
  • 4 dientes de ajo grandes o 6 medianos, prensados o picados
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • ⅛ cucharadita de clavo de olor
  • Un poquito de pimienta de cayena (opcional)
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 125 ml de nata líquida para cocinar
  • Un puñado de pipas de calabaza para decorar

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 220º C y forra una bandeja para horno con papel de horno para facilitar la limpieza.
  2. Corta la calabaza por la mitad y retira las semillas (puedes tostar las semillas si lo deseas, pero no las necesitará para esta receta). Vuelve a cortar la calabaza por la mitad para hacer cuartos.
  3. Unta o frota 1 cucharada de aceite de oliva sobre la carne de la calabaza y coloca los cuartos, con los lados cortados hacia abajo, en la bandeja del horno forrada. Introdúcelo en el horno durante 35 minutos o hasta que la pulpa se pueda atravesar fácilmente con un tenedor. Deja que enfríe unos minutos.
  4. Calienta las 3 cucharadas restantes de aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Una vez que el aceite esté brillante, agrega la cebolla, el ajo y la sal; y sofríelo, revolviendo ocasionalmente, de 8 a 10 minutos, hasta que la cebolla esté translúcida.
  5. Mientras tanto, pela la piel de la calabaza y deséchala. Incorpora a la olla la pulpa de calabaza asada, la canela, la nuez moscada, el clavo de olor, la pimienta de cayena, y unas cuantas vueltas de pimienta negra recién molida.
  6. Utiliza una cuchara de madera para romper un poco la calabaza y vierte el caldo. Aumenta la temperatura para que llegue a ebullición; después reduce la temperatura para que se cocine a fuego lento por unos 15 minutos, para dar tiempo a que los sabores se fusionen.
  7. Una vez que la mezcla de calabaza esté cocida, agrega la nata y mézclalo. Retira la calabaza del fuego y deja que enfríe un poco antes de triturarlo con una batidora. Ten cuidado de que no salpique, o puedes quemarte. Tritura la crema hasta que la mezcla quede suave.
  8. Prueba y ajusta el condimento si es necesario (puede que quieras agregar más nata para darle un sabor más cremoso y suave, o más especias). Sirve la crema en platos o boles individuales. Espolvorea las pipas de calabaza por encima y sírvelo.

2

Notas

Deja que la crema sobrante se enfríe completamente antes de transferirla a un recipiente hermético y guardarla en el frigorífico hasta por 4 días; o congelarla hasta por 3 meses.

Si quieres evitar los lácteos, utiliza leche de coco en vez de nata.

Puedes hacer tus propias pipas de calabaza. Para ello retira todos los trozos de carne de las semillas y deséchalos. Me gusta hacer esto en un colador bajo el agua corriente. Seca las semillas con un paño de cocina limpio. Mezcla las semillas con un poco de aceite de oliva, un poco de sal y cualquier otro condimento que quieras. Mézclalo bien y extiéndelas sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno. Ásalas de 13 a 16 minutos, hasta que las semillas estén fragantes y tostadas.

También puedes tostarlas en una sartén a fuego medio, removiéndolas de vez en cuando para que no se quemen.

Cada acción de esta crema de calabaza tiene aproximadamente 309 calorías; 21,2 gramos de grasas (de las cuales 7,7 gramos son saturadas), 31,7 gramos de hidratos de carbono, 4,1 gramos de proteínas y 2,8 gramos de fibra.

Nuestros favoritos