Crema de calabaza y zanahoria

Me gusta usar productos frescos de temporada cuando cocino, para preparar platos llenos de sabor y que sepan como realmente tienen que saber, y este plato satisface todas mis necesidades.

Esta crema de calabaza y zanahoria está elaborada con productos frescos de temporada, porque no es lo mismo la calabaza suculenta y dulce de septiembre, que una febrero.

1

Es un esfuerzo adicional que merece la pena, pues las frutas y verduras están en su mejor momento y su sabor beneficia al resultado del plato final. Y resulta que ahora mismo, ¡la calabaza y la zanahoria están en su mejor momento!

La calabaza en esta época del año es toda una oportunidad; es un vegetal que combina muy bien con especias otoñales, como la nuez moscada, y con hierbas terrosas como el tomillo y la salvia. Esta crema de calabaza y zanahoria personifica lo mejor del otoño.

Este artículo te puede interesar: crema de calabaza.

Aunque la calabaza puede no apetecer a primera vista por lo dura que es, una vez cocida, se vuelve tierna y delicadamente dulce, casi como una batata.

Para ahorrar tiempo y esfuerzo, por lo general compro calabaza ya pelada y cortada, lo que hace que esta crema sea muy fácil de preparar en aproximadamente media hora.

Y además del dulce sabor de la calabaza, le añado zanahorias y manzana para complementar y enriquecer el plato. Esto hace que tenga una textura cremosa sin necesidad de añadir nata líquida, y sin añadir calorías.

Si quieres darle un poco más de textura a la crema, tuesta unos picatostes de pan y agrégalos por encima. También quedan bien unas hojas de salvia fritas en un poco de mantequilla.

El resultado es una comida caliente y abundante que captura lo mejor del otoño y lo que esta temporada tiene para ofrecernos.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 40 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla grande picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
  • 2 ramitas de tomillo
  • 2 hojas de salvia
  • 340 gramos de calabaza pelada y cortada en cubos
  • 2 zanahorias medianas peladas y picadas en trozos grandes
  • 1/2 manzana granny smith pelada, sin corazón y picada
  • 500 ml de caldo de pollo
  • Una pizca de sal y pimienta negra molida

Elaboración

  1. En una olla grande, calienta el aceite de oliva y la mantequilla a fuego medio. Cuando la mantequilla se derrita, añade la cebolla y el ajo y sofríelos hasta que la cebolla esté translúcida, de 4 a 5 minutos.
  2. Añade la nuez moscada, el tomillo y la salvia, y cocínalo un minuto más, revolviendo a menudo.
  3. Incorpora la calabaza, las zanahorias, la manzana y el caldo de pollo. Aumenta la temperatura para que llegue a ebullición, después reduce el fuego y cubre la olla. Deja que se cocine todo a fuego medio durante 20-25 minutos, o hasta que las verduras estén tiernas.
  4. Retira las ramitas de tomillo y las hojas de salvia de la olla, y utiliza una batidora para triturar directamente las verduras en la olla, hasta que la crema esté suave.
  5. Agrega una buena pizca de sal, y luego una pizca de pimienta negra antes de probar la sopa para rectificarla si es necesario. Sirve la crema caliente con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y unos picatostes por encima.

NOTAS

Puedes conservar los restos de crema de calabaza y zanahoria en el frigorífico, en un recipiente hermético, hasta por 4 días.

Si quieres hacer esta crema vegana, sustituye el caldo de pollo por caldo vegetal, y la mantequilla por aceite de oliva.

Nuestros favoritos