Receta de crepes

Los crepes son una receta de origen bretón que todo francés aprende de memoria de pequeño. Los crepes son tan populares allí, que los franceses incluso tienen un día dedicado a ellos, la Chandeleur, o día del Crêpe (2 de febrero), una fiesta francesa durante la cual las crepes se comen tradicionalmente para la cena.

La tradición es atrapar un crepe con la sartén después de lanzarlo al aire, mientras sostienes una moneda de oro con la mano izquierda. Esto simboliza prosperidad y riqueza el año venidero; pero sinceramente, no os recomiendo hacerlo ya que probablemente termines con varios crepes arrugados en el suelo.

1

Los crepes son el primo europeo de las tortitas americanas. Son más grandes, finos y delicados que las tortitas, porque la masa también es más fina, y no contiene ningún agente leudante que los eleve y los haga esponjosos como las tortitas.

Cada familia francesa tiene su propia receta, por lo que hay tantas recetas de crepes como familias en Francia. Pero todas ellas tienen algo en común, los crepes son muy finos, ligeros y flexibles, y para su elaboración no pueden faltar huevos, leche, harina y mantequilla (o aceite vegetal). ¡Eso es todo!

No, el azúcar no es imprescindible en una receta de crepes clásica, por lo que puedes utilizar el relleno que quieras, tanto dulce como salado.

Los crepes dulces se endulzan ligeramente con azúcar. Estos son perfectos para el desayuno o el postre, y se sirven típicamente con azúcar, sirope, frutas, chocolate (o Nutella), nata montada o incluso helado.

Los crepes salados se suelen hacer tradicionalmente con harina de alforfón o trigo sarraceno, sin gluten, y con un delicado sabor a nuez. Aunque por supuesto, puedes hacerlos con harina de trigo también.

Se sirven para la comida o la cena, pero también funcionan igual de bien para el desayuno o brunch. Los crepes salados se pueden rellenar con ingredientes salados, como jamón, queso, bacon, huevos, verduras, hierbas aromáticas y carne.

En el Norte de España tenemos una variedad de crepe muy similar, se denominan Frixuelos en Asturias y Filloas en Galicia; pero la receta de hoy es la clásica masa de crepes franceses, perfecta para rellenar de nuestros ingredientes favoritos.

Los crepes caseros básicos son muy fáciles de hacer. Los ingredientes principales son harina, huevos y leche, pero me gusta añadir un poco de mantequilla para que los crepes sean aún más suaves.

Consejos para elaborar una masa de crepes perfecta

  • La mantequilla derretida en la masa le va a dar un sabor más rico a los crepes, y también los hace más ligeros.
  • No te saltes el tiempo de reposo de la masa. En una receta de crepes, la masa necesita descansar un par de horas antes de cocinarla. Si no tienes tanto tiempo, simplemente caliente ligeramente la leche hasta que esté tibia antes de mezclarla con la harina. De esta manera puedes usar la masa inmediatamente.
  • Para evitar los grumos basta con tamizar la harina de antemano.
  • Los crepes se pueden volver gomosos por dos motivos: demasiado gluten (harina) o una cocción demasiado lenta. La masa ya está adaptada para que la harina no sea un problema; en cuanto a la cocción, los crepes se deben cocinar a fuego medio, dejando que se cocinen en poco más de un minuto. Este rápido tiempo de cocción permite que los crepes sean suaves y no se sequen.
  • Para realzar el sabor de los crepes, añade una cucharada de Grand Marnier, Kirsch, Cognac o Rom en la masa.
  • Si quieres conseguir una textura más ligera, sustituye la leche por cerveza o sidra en la masa. No te preocupes, el alcohol se evapora al cocinarlo.
  • Diviértete aromatizando tus crepes, añadiendo a la masa un poco de canela, vainilla, agua de azahar, limón o ralladura de naranja.

IDEAS PARA EL RELLENO

Rellenos dulces:

  • Nutella y plátano
  • Fresas (o cualquier tipo de frutos rojos) y nata montada
  • Plátano y caramelo
  • Chocolate y fresas
  • Lemon curd y nata montada
  • Helado, nueces tostadas y salsa de chocolate

Rellenos salados para crepes salados:

  • Pollo y champiñones
  • Gambas o langostinos
  • Jamón y queso
  • Bacon y huevos
  • Jamón y huevos
  • Tortilla francesa con hierbas
  • Champiñones salteados

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 20 minutos

Raciones: 10 crepes

Ingredientes

  • 125 gramos de harina para todo uso, tamizada
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos L
  • 25 gramos de mantequilla derretida
  • 1 cucharada de azúcar
  • 250 ml de leche entera
  • 2 cucharadas de aceite o mantequilla, para engrasar

Cómo hacer crepes

  1. Tamiza la harina y la sal en un recipiente grande y haz un hueco en el centro. Añade los huevos, la mantequilla derretida y el azúcar, y mézclalo vigorosamente a partir del centro.
  2. Vierte lentamente la leche, mezclándolo a medida que lo viertes, hasta que tengas una masa suave. Cubre el recipiente con film, y deja que repose en la nevera durante 2 horas.
  3. Calienta una crepera o una sartén antiadherente (de aproximadamente 15 cm) a fuego medio, y engrásala con aceite retirando el exceso con un trozo de papel de cocina.
  4. Remueve la masa y vierte un cucharón de masa en el centro, inclinando la sartén en todas las direcciones para distribuir bien la masa.
  5. Cocina el crepe hasta que la superficie esté cocida y los bordes se hayan despegado (aproximadamente de 40 a 50 segundos), luego dale la vuelta para que se cocine por el otro lado durante unos 10 a 15 segundos, o hasta que el crepe esté dorado. Retíralo de la sartén.
  6. Limpia la crepera o sartén con un papel de cocina para quitar los posibles restos, vuelve a engrasar la base, y procede de la misma manera con la masa restante.
  7. Apila los crepes en un plato y sírvelos con tu cobertura favorita (mantequilla y azúcar, mermelada o chocolate derretido).

NOTAS

Puedes conservar los crepes en un recipiente hermético, refrigerados, hasta por dos días. Para calentarlos de nuevo, simplemente cúbrelos con otro plato encima y caliéntalos en el microondas durante unos 30 segundos. El plato superior permite que los crepes se calienten con el vapor, y no se sequen. Retira el plato una vez terminado de calentarlos en el microondas para que no se empapen.

Puedes utilizar 100 gramos de harina para todo uso + 25 gramos de harina de maíz para obtener una masa más ligera.

No te saltes el tiempo de espera, y si no tienes tiempo, deja que la masa se asiente por lo menos 30 minutos. Esto ayudará a conseguir unos crepes con una textura más ligera.

El primer crepe que cocinas es a menudo el "probador", sobre todo porque es la mejor manera de saber si la sartén está bien caliente y engrasada con mantequilla. Así que puedes hacer un crepe más pequeño primero, para no desperdiciar demasiada masa.

Aunque hay creperas, no es necesario que compres una para hacer crepes. Una sartén antiadherente normal funciona igual de bien; sólo hay que asegurarse de que la sartén está bien engrasada con mantequilla para que los crepes no se peguen.

Pero si quieres hacerlos perfectos, puede que esta crepera te ayude:

Oferta
Clatronic CM 3372 Máquina de hacer crepes, tortitas, tortillas, plato 29 cm antiadherente, termostato regulable 900 W, Cristal, Negro

Crepera compacta para elaborar crepes finísimos con una preparación rápida y fácil de la serie Fun Cooking de Clatronic

Como regla general, estas son las medidas que utilizo para hacer los clásicos crepes en sartenes de diferentes tamaños.

  • Sartén de 20 cm: 3 cucharadas de masa (alrededor de 45 - 50 ml)
  • Sartén de 25 cm: aproximadamente 60 ml
  • Sartén de 30 cm: aproximadamente 75-80 ml

Estas cantidades son suficientes para crear una fina capa de masa de crepe en la parte inferior de cada una de estas sartenes.

Nuestros favoritos