Ensalada de arroz basmati

Me gusta innovar en mis ensaladas y recrear los platos que me encuentro cuando voy a restaurantes. La ensalada de arroz basmati que voy a compartir hoy es una de mis últimas adquisiciones.

1

Aunque cuando era pequeña para mi comer ensaladas era una obligación, ahora he descubierto que hay infinidad de opciones, y es una tontería conformarte con la típica ensalada de lechuga y tomate de toda la vida.

El arroz me encanta, y normalmente suelo usar el redondo para cocinar, pero si se trata de una ensalada, está claro que el basmati es el más adecuado. Esta receta es muy similar a la que comí en un restaurante, y desde entonces es uno de mis platos estrella en casa.

Esta ensalada de arroz basmati tiene unos sabores únicos en forma de lentejas beluga, pistacho, cebolla crujiente, queso, tomates, y un aderezo de vinagreta de naranja que es una pasada.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

Una de las claves de esta ensalada es el tipo de lenteja que vamos a utilizar. Te recomiendo que uses la lenteja beluga, que se trata de una variedad que queda mucho más seca y es ideal para las ensaladas.

Antes de pedir este plato nunca había oído hablar de las lentejas beluga, así que supongo que tú también te preguntarás: ¿qué son las lentejas beluga?

Son lentejas muy pequeñas, negras y redondas y se llaman belugas por que se asemeja al caviar de beluga. No se vuelven blandas como otras lentejas, por lo que funcionan muy bien en ensaladas y otros platos refrigerados. Al igual que otras lentejas, son ricas en proteínas y fáciles de cocinar.

¿Con queso o sin queso? La opción de hacerlo vegano

El plato original incluía el queso Mizithra que es un queso griego. Es bastante difícil de conseguir a menos que tengas un mercado griego en la ciudad, así que decidí buscar un sustituto. Después de varias pruebas, me decidí por el feta.

El parmesano podría haber sido una opción más probable, ya que el Mizithra fue añejado en la ensalada original, pero me gustó más el sabor y la textura que el suave feta le dio.

Si quieres que tu ensalada sea vegana, solo tienes que dejar de lado el queso, y listo. Está igualmente deliciosa.

Si tienes la opción, los tomates frescos de huerta o del mercado agrícola te darán el mejor sabor. Y para ahorrar tiempo, compra los pistachos ya pelados. Aunque son un poco más caros, es mucho más rápido que sentarse a pelarlos.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 25 minutos

Tiempo total: 45 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

Para la ensalada:

  • 60 gramos de lentejas
  • 100 gramos de arroz basmati
  • 300 ml de agua, dividida
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 taza de tomates cherry
  • 1/3 taza de pepino
  • 1/4 taza de pistachos sin cáscara
  • 1/4 taza de queso feta desmenuzado
  • 1/2 cucharadita de ralladura de naranja
  • 2 chalotas picadas en aros
  • 2 cucharadas de harina
  • 60 ml de aceite de oliva

Para la vinagreta:

  • 2 cucharadas de jugo de naranja fresco
  • 1/2 cucharada de vinagre de champán
  • 1/2 cucharadita de ralladura de naranja
  • 1/2 cucharadita de miel
  • 1/2 cucharadita de chalota finamente picada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Lava las lentejas y ponlas a cocer en una cazuela pequeña a fuego lento con 120 ml de agua. Lo suyo es hacerlas hasta que estén tiernas, 25 minutos aproximadamente. Después, retíralas del fuego y deja que se enfríen ligeramente.
  2. Pon el arroz con 180 ml de agua y sal en una cazuela mediana. Deja que hierva y luego tápalo y reduce el fuego para que se cueza a fuego lento durante 10-12 minutos, hasta que se absorba el agua. Después, pon el arroz en un recipiente grande.
  3. Mientras se hace las lentejas y el arroz, puedes ir mezclando el zumo de naranja, el vinagre, la miel, la cebolla picada y la ralladura de naranja en un tazón pequeño. Incorpora el aceite mientras lo bates para crear el aliño. Resérvalo.
  4. Ahora tendrás que freír las chalotas. Cúbrelas con un poco de harina y vierte 60 ml de aceite en una antiadherente a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, añade las chalotas a la sartén en una sola capa. A los 3 minutos comenzarán a dorarse, dales la vuelta y deja que se cocinen hasta que esté bien doradas y crujientes. Sácalas a un plato con papel de cocina para eliminar la grasa extra.
  5. Añade las lentejas, los tomates y el pepino en el recipiente con el arroz y mézclalo bien. Incorpora los pistachos, el queso feta, la ralladura de naranja y el aliño. Mézclalo bien y repártelo en platos individuales. Sírvelo con las chalotas fritas por encima. Hazlo justo en el momento en el que vayas a comer, así no se rebladecerán.

NOTAS

Es importante que las chalotas estén fritas. Sí, ya sé que añade unas cuantas calorías al plato, pero la verdad es que vale la pena. Puedes hacerlo tú mismo, pero si no lo ves claro, en los supermercados venden cebolla frita crujiente que te irá que ni pintado.

Nuestros favoritos