Leche frita en Thermomix

La leche frita es un postre con siglos de antigüedad que tiene diferentes variaciones alrededor del mundo. Incluso su nombre es un poco engañoso, ya que este dulce se parece más a una natilla firme que luego se reboza y se fríe.

1

Se consume en Italia, India, China y por supuesto, en nuestro país. Aunque sus ingredientes pueden variar ligeramente de un sitio a otro (sobre todo las especias), la base de la receta es la misma, la leche se convierte en una natilla espesa con la ayuda de harina, maicena y huevos.

Y nada mejor para prepararlo que la Thermomix. No tendrás que removerlo y removerlo sin parar, la Thermomix lo hace todo por ti, desde cocer la leche, hasta mezclar todos los ingredientes, sin dejar ni un grumo.

Aquí hace las delicias de todos los comensales, sobre todo de los más golosos, porque es un postre bastante dulce, pero tiene un sabor delicioso así como una textura cremosa a la que nadie (o muy poca gente) puede resistirse.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de leche frita casera.

Se trata de una receta que es muy agradecida, es muy fácil de hacer, sus ingredientes son asequibles y para que salga correctamente tan solo hay que programar la Thermomix un par de veces. ¿Quieres sorprender a los tuyos con un postre muy especial? Sigue esta receta:

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 6-8 personas

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • 180 gramos de azúcar
  • 150 gramos de harina
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de harina de maíz (maizena)
  • 1 yema de huevo grande
  • Abundante aceite de girasol, para freír
  • Harina o pan rallado y huevo, para el rebozado

Elaboración

  1. Vierte la leche en el vaso Thermomix equipado con las cuchillas, junto a la harina de maíz, el azúcar y los huevos. Programa velocidad 3,5 y tiempo 15 segundos.
  2. Coloca la mariposa en las cuchillas e incorpora la rama de canela. Programa velocidad 2, tiempo 10 minutos y temperatura 90 grados.
  3. Por otro lado, forra un molde rectangular con film para desmoldarlo más fácilmente. Vierte la mezcla del vaso en el molde y deja que se enfríe poco a poco a temperatura ambiente.
  4. Cuando esté frío, cúbrelo con film y guárdalo en la nevera durante unas horas. De esta forma, todos los sabores se habrán mezclado correctamente y toda la mezcla habrá adquirido una consistencia bastante sólida.
  5. Desmolda la masa tirando del film y córtala en trozos cuadrados con un cuchillo. Reboza cada trozo primero en harina, luego en huevo batido, y por último en pan rallado.
  6. Prepara una sartén con abundante aceite caliente y fríe cada trozo de masa hasta que adquiera un bonito color dorado por todos los lados. Esto indica que ya está preparado.
  7. Retira la leche frita del aceite y ponla en una fuente con papel de cocina. Repite el proceso hasta que la masa termine y todos los trozos estén fritos. Ya solo queda dejar que se enfríe por completo y espolvorear por encima azúcar o canela en polvo. ¡Listo para comer!

NOTAS

El grosor y textura de la masa lo determina el tiempo que cueza la mezcla. En caso de que al final del tiempo la mezcla no haya adquirido la consistencia espesa adecuada, siempre se puede cocer un poco más de tiempo. Como la Thermomix remueve la mezcla mientras lo cocina, no hay peligro de que se queme.

Nuestros favoritos