Masa de pizza con cerveza

Si te gusta hacer la masa de pizza en casa, te va a encantar esta receta para hacer la masa de pizza con cerveza. Se trata de una forma fácil y deliciosa de hacer tu propia pizza casera, que además, es bastante más rápida, ya que la cerveza solo necesita una media hora para subir.

1

¿Quieres saber cómo hacer masa de pizza con cerveza? Te lo cuento.

En mi casa, los domingos por la noche siempre cenamos pizza, y como es una tradición de hace ya bastantes años, me gusta innovar en la masa de vez en cuando. Hace poco intenté hacer masa de pizza con cerveza, y fue todo un éxito.

No lo había hecho nunca, pero lo cierto es que la cerveza agrega un sabor y fragancia agradables a esta masa. Además, no te preocupes si no te gusta la cerveza, porque no queda ningún indicio de cerveza una vez horneada.

Seguramente también te interesará el artículo principal de cómo hacer masa de pizza.

Si vas a preparar una pizza y no tienes a mano levadura en casa, mira en la nevera a ver si tienes cerveza. Echar mano de una cerveza que tengas en la nevera puede ser una buena opción como sustituto. Gracias a la levadura que contiene la cerveza, la masa podrá subir como si se la hubieses añadido aparte.

En mi caso, no tendré que pensar dónde compro levadura un domingo para hacer mi noche de pizza casera. ¡Esta masa de pizza casera con cerveza es mi salvación!

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 1 hora

Tiempo total: 1 hora y 10 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 250 ml de cerveza tibia
  • 2 cucharaditas de levadura seca instantánea
  • 1 cucharada de azúcar
  • 625 gramos de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Harina, para enharinar la masa

Elaboración

  1. Mezcla la levadura, la cerveza y el azúcar en un recipiente, y deja que repose hasta que se forme una espuma en la parte superior, unos 5 minutos.
  2. En la amasadora equipada con el gancho de amasar, mezcla la sal y la harina durante 3 segundos. A velocidad media, ve añadiendo poco a poco la mezcla de cerveza y el aceite, hasta que todos los ingredientes se unan en una bola.
  3. Transfiere la bola a un recipiente (si se pega, añade un poco de harina) y cúbrela con un paño. Espera aproximadamente una hora para que la masa doble su volumen.
  4. Es el momento de estirar la pizza. Colócala sobre una superficie lisa y enharinada y empieza a estirarla. Puedes hacerlo con un rodillo, o con las manos si eres un experto pizzero.
  5. Cuando tenga la forma y el grosor que te guste, colócala sobre una bandeja de pizza y añade los ingredientes que prefieras. Ahora solo tienes que esperar 15 minutos hasta que estos se doren, y listo.

Notas

Es importante que la cerveza esté a una temperatura tibia para realizar esta receta. Si utilizas la cerveza fría directamente de la nevera será un desastre, de hecho, lo ideal es que esté aproximadamente a 43 grados, por lo que lo mejor será calentar un poco la cerveza.

En la receta añado un poco de levadura, pero también puedes hacerla sin ella. Lo bueno de la cerveza es que es una bebida que tiene levadura, y nos servirá para que nuestra pizza crezca.

Y aunque he puesto que hay que esperar 1 hora de reposo para que la masa aumente, lo cierto es que con 30 minutos tendríamos suficiente. Eso sí, si tienes tiempo, puedes dejar que vaya subiendo hasta dos horas.

Puedes darle el grosor que tú quieras. Si es fina la masa queda de lo más crujiente. Y si quieres que sea masa gorda, simplemente deja que la masa se eleve por segunda vez. Y si no tienes bandeja para pizza, hazte con una, porque el resultado vale mucho la pena.

Nuestros favoritos