Lactonesa

Dicen que a la vida hay que ponerle salsa, pues con la comida no va a ser menos, y es que, las salsas son un obligado en toda cocina y más aún, en todo libro de recetas. Y si hablamos de salsas, ¿qué salsa es más conocida que la mayonesa?

1

Aún así mucha gente tiene reparos para comer mayonesa casera. En primer lugar, porque existe el riesgo de la salmonelosis al utilizar huevo crudo como su ingrediente principal, una enfermedad que no es nada agradable y que podemos evitar sustituyendo ese ingrediente.

Así nace la lactonesa, es una mayonesa como las de siempre, pero en lugar de huevo, se utiliza leche entera. Si aún no sabes qué es la lactonesa, seguro que te sorprenderá conocer esta receta.

De esta forma, se consigue una salsa apta para todos aquellos que no quieran correr el riesgo de la salmonella, y también para los que tengan alergia al huevo o prefieran otra salsa que no contenga este ingrediente. Además, con la receta de la lactonesa, conseguimos una salsa que aguanta más tiempo en la nevera.

Te enseñamos todo sobre mayonesa.

Si eres de los que tienen miedo a que se le corte la salsa, no te preocupes, te voy a explicar paso a paso cómo hacer lactonesa casera, para que te quede igual de sabrosa y espesa que cualquiera que hayas comido antes.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo total: 5 minutos

Raciones: 1 taza

Ingredientes

  • 80 ml de leche muy fría
  • 3/4 cucharadita de zumo de limón recién exprimido
  • 1 diente de ajo pequeño, pelado
  • 1/8 cucharadita de pimienta blanca
  • 180 ml de aceite de girasol o 120 ml de aceite de girasol + 60 ml de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal

Elaboración

  1. Mezcla la leche con el zumo de limón, el ajo y la pimienta en el vaso de la batidora. Utiliza una batidora de mano para batir los ingredientes durante unos 30 segundos, hasta que quede una mezcla espumosa.
  2. Con la batidora en marcha, vierte el aceite lentamente en un hilo fino. Ve aumentando la velocidad y moviendo la batidora hacia arriba y hacia abajo hasta que la salsa se espese y tenga la consistencia de una mayonesa ligera.
  3. Es posible que necesite más o menos aceite. Si viertes más aceite, se espesará más. Para terminar sazona la lactonesa con sal a tu gusto.

NOTAS

Si no vas a usar toda la lactonesa, puedes guardar el sobrante en la nevera. De hecho, lo bueno de la lactonesa es que te puede durar hasta una semana en el frigorífico, ideal para todos los platos que vayas a cocinar durante la semana.

Uno de los problemas fundamentales al preparar la salsa lactonesa, es que mezclar la leche con el aceite no es cosa fácil, y se puede cortar. Te aconsejo que para que esto no pase, utilices leche muy fría, pues si la usas del tiempo tendrá más propensión a salir mal.

La lactonesa es una salsa que también es apta para veganos, lo único que hay que hacer es sustituir la leche de vaca por una leche de soja, de modo que quede libre de productos animales y la puedan disfrutar todos.

Si quieres darle un toque más atrevido, puedes añadir sabor a tu lactonesa. Por ejemplo, si quieres un toque de frescor, atrévete con el cilantro, solo tienes que agregar unas hojas secas y le dará un color y frescor increíble.

También puedes hacer lactonesa de curry añadiendo a la mezcla dos cucharadas de curry en polvo, eso sí, antes de servirla, deja que la salsa repose al menos una hora en la nevera.

Nuestros favoritos