Pesto Genovese

Son muchas las ocasiones en las que transformamos una receta original a nuestro antojo para adaptarla a lo que queremos. Y aunque esto no es del todo malo, vale la pena conocer la originalidad de las recetas clásicas, una de ellas es la del auténtico pesto Genovese.

1

Esta salsa nació en Liguria, una hermosa región situada en el norte de Italia. Es una de las salsas más utilizadas en el país y hoy en día es famosa en todo el mundo.

Generalmente se suelen usar ingredientes que no forman parte de la receta original, como ricotta, anacardos, aceite de semillas o incluso aguacate.

Pero lo cierto es que el pesto solo lleva 7 ingredientes: Albahaca genovesa DOP, aceite de oliva virgen extra, Parmigiano Reggiano (o Grana Padano), queso Pecorino (Fiore Sardo), piñones, ajo y sal.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de salsa de pesto.

Obviamente, siéntete libre de reemplazar los ingredientes que quieras, pues a veces es difícil encontrar todos los ingredientes italianos fuera de Italia, especialmente la albahaca genovesa.

Pero conocer la base siempre estará bien para conocer mucho mejor la esencia de una receta.

Para hacer la auténtica receta del pesto Genovese es necesario utilizar un mortero de mármol y una maza de madera y... mucha paciencia.

Lo siento, pero no puedo pensar en pasar una hora (sudando) para hacer esta receta cuando en 15 minutos puedo obtener una salsa de pesto deliciosa usando un procesador de alimentos.

Todo tiene su razón de ser, el mortero y la maza aseguran que las hojas de albahaca no se oscurezcan. Las cuchillas de acero del procesador de alimentos tienden a oxidar la albahaca.

De esta manera tendrás un pesto verde muy oscuro y ligeramente amargo. Pero con esta receta y los consejos que tengo para ti obtendrás una salsa muy verde incluso con una picadora.

Y si no tienes procesador de alimentos, también lo puedes hacer en un robot de cocina o picadora. Cualquier aparato que tenga unas cuchillas afiladas nos servirá.

Otras recetas de pesto que te encantarán:

  • Con aguacate, una grasa que sustituye al aceite de oliva y aporta verdor
  • Rosso, con tomates secos

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo total: 15 minutos

Raciones: 6

Ingredientes

  • 50 gramos de hojas pequeñas de albahaca (aproximadamente 60-65 hojas)
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 70 gramos de Parmigiano Reggiano o Grana Padano
  • 30 gramos de Pecorino Sardo
  • 2 dientes de ajo pelados
  • 15 gramos de piñones (aproximadamente 1 cucharada)
  • 4-5 granos de sal gruesa
  • Hielo

Elaboración

  1. Retira las cuchillas y el vaso del procesador de alimentos y ponlos en la nevera durante unos 10 minutos o hasta que las herramientas estén muy frías.
  2. Prepara las hojas de albahaca lavándolas con agua fría y colócalas en un recipiente grande con abundante hielo durante 3-4 minutos.
  3. Cuando esté todo listo, pon las hojas de albahaca (sin hielo) en el procesador de alimentos con el ajo, los piñones y el queso Parmigiano rallado.
  4. Pica los ingredientes durante unos segundos y luego agrega la sal y el queso pecorino cortado en trozos pequeños. Mezcla todos los ingredientes durante aproximadamente 1 minuto y luego, siempre mezclando, agrega aceite de oliva virgen extra. Continúa mezclando (aproximadamente 5 minutos) hasta que consigas una salsa cremosa.
  5. Si el pesto es demasiado denso, no importa. Ponlo en un recipiente pequeño y diluye con 1/2 cucharada de agua de cocción. De esta manera estará más suave, homogénea y caliente, lista para tu plato de pasta.

NOTAS

Si quieres conservar el pesto, puedes guardarlo durante 2 ó 3 días en frascos en la nevera. Para hacerlo, te recomiendo cubrirlo con una fina capa de aceite.

También puedes congelarlo si lo deseas para que dure más tiempo. Es importante hacerlo en frascos pequeños. De este modo, cuando quieras consumirlo solo tendrás que descongelarlo a temperatura ambiente.

Si has comprado albahaca fresca y te ha sobrado, puedes conservarla en el frigorífico durante un mes con un truquito.

Pon las raíces de la albahaca en un vaso lleno de agua. Cubre las hojas con una bolsa de plástico, y luego ponlo en la puerta del frigorífico, que es la zona más caliente. Se mantendrá durante un mes.

La receta original del pesto genovés sugiere 2 dientes de ajo. Normalmente uso sólo uno. Creo que es suficiente para conseguir el sabor exacto. Sé que algunas personas no toleran el ajo, por lo que si quieres puedes omitirlo por completo.

Nuestros favoritos