Pesto rojo

Cuando hablamos de pesto lo primero que se nos viene a la cabeza es el pesto de albahaca. Esa salsa de color verde propia de Génova y que está tan sabrosa.

1

El pesto rojo o pesto rosso no es tan conocido. Se trata de una variedad siciliana cuyo principal ingrediente son los tomates secos.

Tiene un rico matiz rojo y un sabor profundo, dulce y picante que, cuando lo pruebes te costará dejar de incorporarlo a tus platos de pasta, carnes o pescados e incluso bocadillos.

El ingrediente principal de esta receta, el que le da sabor y también color, es el tomate seco. Cuando vayas a comprarlos, puedes encontrarlos en dos formatos, los tomates secos tal cual, o cubiertos de aceite.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de salsa de pesto.

Cualquiera de las dos formas te servirá para realizar esta receta de pesto rojo. Lo único que tienes que hacer es ajustar la cantidad de aceite.

Cuando utilizo los tomates en aceite, sólo necesito 180 ml de aceite de oliva para alcanzar la consistencia espesa, aunque untable, que más nos gusta; mientras que si uso tomates secos, añado 240 ml.

Si compras los tomates en aceite tendrás que tener en cuenta que muchas veces les añaden hierbas o ajo. No es que no estén buenos, simplemente que tendrás que pensar que añadirán esos sabores a tu receta.

Personalmente, prefiero controlar yo las cantidades y si le pongo ajo, ponérselo yo misma.

A diferencia del pesto verde, esta receta requiere de almendras en lugar de los piñones habituales.

Algunos cocineros añaden albahaca, mientras que otros complementan los tomates con otras hierbas, como el romero.

Algunas recetas añaden aceitunas negras curadas, lo que le da un sabor más intenso.

Mi receta favorita de pesto rojo es simple: tomates secos, ajo, romero, almendras tostadas y aceite de oliva, todo bien triturado para servirlo con pasta, o con tus carnes y mariscos favoritos.

Realmente, el pesto rojo se puede servir en la mayoría de los platos en los que se utiliza el pesto de albahaca. Es delicioso mezclado con pasta.

El pesto rojo también es excelente para untar en un sándwich de carne, o para cubrir pechugas de pollo o mariscos, como el pez espada a la parrilla o a la sartén.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 12 raciones

Ingredientes

  • 100 gramos de tomates secos
  • 40 gramos de almendras (sin sal, tostadas)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de hojas de romero fresco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 180- 240 ml de aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Pon todos los ingredientes en el vaso de un procesador de alimentos o robot de cocina y tritúralos hasta que estén finamente picados. Acuérdate de rebañar los lados del vaso para que no se quede nada en las paredes.
  2. Pásalo a un bol y utilízalo en tus recetas favoritas.

NOTAS

Puedes conservar el pesto rojo en la nevera de 5 a 7 días. Al refrigerarse, los tomates se solidifican, por eso, es importante dejar que la salsa vuelva a temperatura ambiente para poder untarla. Si vas a calentarla con un plato de pasta por ejemplo, este paso no será necesario.

Si tienes alergia a las almendras puedes realizar esta receta sin ellas. Eso sí, ten en cuenta que estos frutos secos rebajan considerablemente el sabor de ajo, por lo que si vas a evitarlos, tendrás que poner también la mitad de ajo, o la salsa te saldrá demasiado fuerte.

Si compras los tomates envasados en seco, no tienes que hidratarlos, ya que al mezclarse con aceite de oliva en el procesador de alimentos, se rehidratarán al mezclarlo con el resto de ingredientes.

Prueba esta receta añadiendo tu toque personal. Ponle aceitunas negras, hojas de albahaca o cambia las almendras tostadas por piñones.

Y es que, lo bonito de las recetas es aprender a jugar con ellas hasta hacerlas tuyas.

Nuestros favoritos