Pico de gallo

Pico de Gallo. La primera vez que oí nombrar esta receta me imaginé los picos de los gallos cocinados y servidos en un plato ¡algo nada apetecible! Si se comen las crestas de los gallos, ¿por qué no sus picos?, pensé.

Por suerte, nada más lejos de la realidad. El Pico de Gallo es una salsa mexicana que se elabora con tomates frescos, a los que se le añade cebolla, cilantro y jalapeño; y se adereza con un simple aliño de jugo de lima y sal.

1

Entonces ¿Por qué se le llama Pico de Gallo? Según he leído, hay dos teorías principales: La primera es que tiene los colores de un gallo, rojo, verde y blanco. Y la segunda es que la gente solía comerlo cogiéndolo con el dedo índice y el pulgar, que se asemeja al pico de un gallo.

Pero independientemente de los tecnicismos de la receta, el pico de gallo mexicano es brillante, es fresco y está lleno de sabor. Es muy rápido y sencillo de hacer, además de saludable, sabroso.

Y funciona con casi cualquier receta mexicana, elevándola a un nivel superior. Prueba a servirlo con tortilla chips, encima de los tacos, enchiladas, fajitas o nachos.

¿Cómo hacer Pico de Gallo?

Como la receta de pico de gallo no requiere cocción, es importante que todos sus ingredientes tengan la máxima frescura.

Los tomates deben ser frescos y maduros. No todos los tomates tienen el mismo grado de madurez, por eso, a la hora de elegirlos busca tomates de colores profundos y firmes, con un poco de elasticidad. Si no huelen a nada, omítelos. Deberían oler a tomate, dulce y amaderado.

Si sirves la salsa inmediatamente después de prepararla, utiliza todo el tomate (la pulpa y el jugo); pero si lo vas a refrigerar para consumirlo después, he encontrado que la mejor manera de mantenerlo fresco es retirando la pulpa (semillas y jugo) y cortando la capa exterior del tomate. Esto ayuda a mantener el pico de gallo fresco sin que quede muy líquido.

No escatimes en cebolla y cilantro. Tienen que verse y saborearse en la salsa, especialmente el cilantro.

Utiliza lima fresca. Nada de zumo embotellado. El pico de gallo debe tener un sabor fresco, y sólo un buen chorro de jugo de lima fresco lo puede conseguir.

Deja que se asiente. La sal dibuja el sabor de los tomates y atenúa el picor de la cebolla cruda. Déjalo reposar unos 20 minutos antes de servirlo, sabrá mejor.

¿Cuál es la diferencia entre pico de gallo y salsa mexicana?

Aunque el pico de gallo y la salsa mexicana se elaboran con ingredientes similares, la salsa es más líquida, mientras que el pico de gallo es más bien una ensalada, no tiene líquido y sus ingredientes son frescos y crudos.

El pico de gallo, por otro lado, siempre contiene los mismos ingredientes: tomates frescos y crudos, cebolla, cilantro y jalapeño. Tanto el pico de gallo como la salsa mexicana son aderezos populares en la comida mexicana, y se pueden comer solos como salsa/aperitivo o acompañando a docenas de platos diferentes que necesitan un poco de acidez y brillo, como filetes de cerdo, bistec, pescado, tacos, fajitas y muchas recetas más.

¿Con qué servir Pico de Gallo?

Esta receta es perfecta para cualquier fiesta o celebración, sobre todo si la temática es mexicana. Generalmente se usa de dip para recoger con las tortilla chips, pero también puedes servirlo:

  • En la mayoría de los tacos
  • Mezclado con guacamole
  • Con quesadillas o fajitas
  • Sobre pescado a la parrilla o asado
  • En la parte superior del bistec
  • En burritos o enchiladas

Personalmente, me gusta mucho comer pico de gallo con tortilla chips y un margarita.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 6 personas

Ingredientes

  • 5 tomates Roma, cortados en cubitos
  • 1/2 cebolla roja, cortada en cubitos
  • 1 manojo de hojas de cilantro fresco, picado
  • 1 chile jalapeño pequeño sin semillas, cortado en cubitos
  • 1-2 cucharaditas de zumo de lima, al gusto
  • Sal, al gusto

Elaboración

  1. Lava y pica en cubos los tomates, la cebolla, el cilantro y el jalapeño en un recipiente. Los trozos deben ser aproximadamente del mismo tamaño.
  2. Sazónalo con sal y riégalo con el zumo de lima. Prueba y ajusta los condimentos si es necesario.
  3. Refrigéralo 20 minutos antes de servirlo con tu comida mexicana favorita o simplemente con tortilla chips.

NOTAS

El pico de gallo es mejor consumirlo fresco, dentro de las 12 horas posteriores a su elaboración. Lo puedes conservar en la nevera.

No recomiendo congelarlo. La textura de los tomates probablemente se volverá blanda una vez descongelados, así que es mejor comer esta salsa fresca.

Prueba el sabor sobre la marcha. Añade más sal, más pimienta, un poco de chile en polvo o Cayena, o incluso un poco de comino si lo deseas.

Para todos los que no pueden soportar las comidas picantes, es imprescindible desvenar y retirar las semillas del chile jalapeño. Simplemente limpia las semillas con un cuchillo y corta todas las venas blancas. Esto mantendrá el picor bajo y debería ser lo suficientemente suave para la mayoría de las personas.

Si te gusta el picante, deja las semillas y las venas del jalapeño. Para hacerlo súper picante, utiliza chiles serranos.

Lo más visto