Ensalada de quinoa

En los tiempos que corren, de prisas y malos hábitos, todos buscamos la manera de mejorar nuestra alimentación en la medida de lo posible, y yo lo hago fácil y sabrosamente con esta receta de ensalada de quinoa.

1

Una alimentación sana, no solo nos ayuda a mantenernos en forma, sino que también nos da esa energía que necesitamos, por eso, hoy muchos echamos mano de los llamados superalimentos. Y la quinoa es uno de mis preferidos.

Además de buscar algo sano, también buscamos algo que se amolde a nuestro ritmo de vida, es decir, algo fácil y rápido. Un plato que sustituya a las comidas precocinadas llenas de colorantes y con calorías vacías, sin nutrientes. Si este también es tu caso, te encantará saber cómo hacer ensalada de quinoa, que además de sana, está buenísima.

La ensalada templada de quinoa que vamos a aprender a cocinar hoy, es ideal para llevar a todas partes, ya que no contiene alérgenos, ni gluten, ni frutos secos y también es apta para veganos, así que sea como sea tu tipo de alimentación, podrás disfrutar de ella.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

Es rápida de hacer, sobre todo si aprovechamos la quinoa que nos ha sobrado de otros días… ¡La tendrás en un momento! También puedes hacer la ensalada de forma más rápida utilizando los vasitos de quinoa en un minuto. El tiempo de la receta se reducirá y además, la quinoa queda esponjosa y buena también con este tipo de cocinado.

Otra opción es cocer un gran lote de quinoa y guardarlo para otras ocasiones. Así después solo hay que sacarlo del frigorífico y mezclarlo con el resto de ingredientes. Genial cuando vienes cansado de trabajar y quieres ensalada de quinoa para cenar. Un lujo que por sano, te sabrá mejor.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 40 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 1/2 taza de quinoa cruda
  • 240 ml de agua
  • ½ taza de garbanzos cocidos
  • 1 pepino mediano, sin semillas y picado
  • 1 pimiento rojo mediano, picado
  • 1 cebolla roja pequeña picada
  • 1 manojo de perejil finamente picado

Para el aliño:

  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • El jugo de dos limones pequeños
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • 1 diente de ajo, prensado ​​o picado muy finamente
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra molida, al gusto

Elaboración

  1. Pon el agua en un cazo y caliéntalo a fuego medio-alto. Añade la quinoa, y cuando empiece a hervir, baja la temperatura a un fuego más suave y deja que cueza hasta que la quinoa haya absorbido todo el agua. Después, retira el cazo del fuego y deja que repose unos minutos hasta que enfríe lo suficiente.
  2. En un bol grande añade los garbanzos cocidos y escurridos, el pepino, el pimiento, la cebolla y el perejil picado. Cuando la quinoa esté templada, añádela al bol con la mezcla anterior y remuévelo bien.
  3. Para hacer el aliño, mezcla el aceite de oliva en un recipiente pequeño, junto con el zumo de limón, el vinagre, el ajo y la sal. Remuévelo bien hasta que quede emulsionado.
  4. Vierte este aliño por encima de la ensalada y añade un toque de pimienta negra a tu gusto. Remuévelo de nuevo para que todos los ingredientes se impregnen del aliño. Sírvela de inmediato o consérvala en el frigorífico si prefieres una ensalada fría.

Notas

Esta ensalada se conserva bien en el frigorífico, tapada, durante unos 4 días.

Si lo prefieres, puedes cambiar la quinoa por arroz integral o incluso por cuscús. Se trata de una receta que admite un sinfín de variables, yo te digo cómo me gusta a mí, pero obviamente puedes prepararla a tu gusto.

Si quieres que tenga más sabor, no la sirvas inmediatamente después de prepararla, sino que, una vez aliñada y bien mezclada, guárdala un rato en la nevera. Los sabores reposará y tendrás un plato para chuparte los dedos.

Nuestros favoritos