Hamburguesas de quinoa

A menudo, tengo invitados vegetarianos en casa, y como yo como carne, no estoy muy acostumbrada a cocinar sin estas proteínas, por lo que echo mano de imaginación y sobre todo de mucho consejo, y conseguir hacer platos dignos para que mis invitados se vayan más que contentos.

1

Buscar recetas por Internet y adaptarlas suele ser uno de los trucos que utilizo para triunfar en la cocina. Y la comida vegetariana suele gustarme porque siempre nos aporta un punto a favor para no cocinar con cien mil calorías. Por eso, muchas de las recetas que escojo, luego las hago en mi casa.

Una de estas recetas que nos ha cautivado, tanto a mí como a todos los de casa, son las hamburguesas de quinoa. Ya he hablado otras veces de las propiedades de la quinoa y de lo que este súper alimento puede hacer por nuestra salud. Así, conseguimos crear una receta de lo más sana.

Es importante que, además de preparar bien la hamburguesa de quinoa, tengamos en cuenta lo que vamos a añadirle. Ponerla entre pan y pan de quinoa no nos satisfará tanto como si cuidamos la rúcula, el tomate o la cebolla que le añadimos. Y sobre todo la salsa.

Este artículo te puede interesar: quinoa.

Y hablando de la salsa, es importante que añadas una bien elegida. Una simple mayonesa, una salsa de tomate tradicional o incluso una salsa de aguacate le irá que ni pintada.

Si te animas a probar, verás como puedes hacer una cena diferente, con la quinoa como protagonista, por lo que será mucho más saludable y sobre todo, con todo el sabor que necesitamos para darle placer a nuestro paladar.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo de refrigerado: 30 minutos

Tiempo total: 50 minutos

Raciones: 4 hamburguesas

Ingredientes

Para la hamburguesa:

  • 2 tazas de quinoa cocida, aproximadamente 1/2 taza seca
  • 1 taza de arroz integral cocido
  • Un puñado de hojas de espinaca frescas finamente picadas
  • 1/2 pimiento rojo finamente picado
  • 2 huevos grandes
  • 1/2 taza de pan rallado Panko
  • 1/4 taza de yogur griego
  • 1 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de chile en polvo
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.

Para el resto del montaje:

  • 4 panes de hamburguesa
  • Queso provolone o cualquier otra variedad
  • Rúcula
  • Tomate
  • Cebolla
  • Aguacate
  • Tu salsa favorita

Elaboración

  1. Mezcla todos los ingredientes para la hamburguesa en un bol grande y remuévelo muy bien para combinar todos lo sabores. Prueba las veces que haga falta para coger el punto de sal, pimienta o también, otras especias que quieras poner.
  2. Cubre el recipiente y déjalo enfriar en la nevera por lo menos 30 minutos.
  3. Forra una bandeja grande con papel de pergamino. Divide la mezcla en 4 partes iguales y ponlas sobre el papel pergamino. Usa tus manos para presionar suavemente hacia abajo y moldear los lados de la mezcla para conseguir la forma de la hamburguesa.
  4. Una vez que estén formadas las 4, calienta una sartén grande con un poco de aceite a fuego medio. Una vez caliente, añade las hamburguesas y fríelas durante 3-4 minutos, o hasta que estén crujientes y doradas por la parte inferior.
  5. Con mucho cuidado, dales la vuelta y fríelas por el otro lado durante otros 3-4 minutos o hasta que se doren por ese lado. Las sacamos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  6. Las servimos en un panecillo o envoltura de lechuga. Después, añade el queso provolone, la rúcula, el tomate, el aguacate, la cebolla y la salsa que elijas.

NOTAS

Si no tienes pimiento rojo o prefieres otra verdura, puedes sustituirla por la que más te guste. El caso es que tenga esa sabor que te haga olvidar las hamburguesas de carne casi por completo. En mi caso, ha estado a punto de conseguirlo.

Nuestros favoritos