Sopa de quinoa

A todos nos apetece una sopa de vez en cuando. Los días fríos que quieres entrar en calor, cuando estás triste y quieres reanimarte, o cuando estás enfermo y necesitas algo calentito que te ayude a pasar mejor el día. Para todas estas cuestiones la sopa es la solución.

1

La sopa es un plato que me resulta igual de entrañable que reparador y delicioso. Y para variar, en ocasiones hago esta sopa de quinoa y pollo. Se trata de una variación de la sopa de fideos tan habitual y que nuestras abuelas nos daban cuando teníamos un resfriado.

Ese plato delicioso y curativo a la vez que nos recuerda a nuestra infancia. Pues bien, en esta ocasión vamos a cambiar los fideos por la quinoa, y a obtener una comida el doble de saludable.

Al reemplazar los fideos por este grano, encontramos una alternativa muy sana. Y es que, este superalimento del que todos hablan hoy, tiene un sinfín de beneficios para la salud y además podemos comer con muchas combinaciones, y una de esas combinaciones es la sopa de quinoa con verduras.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de quinoa, propiedades, sabor y cómo cocinarla.

La quinoa añade proteínas, fibra y sacia nuestro apetito, algo que las verduras por sí solas no pueden hacer, así que se complementan a la perfección. Si no te gusta la quinoa, puedes probar otro grano como la cebada perlada, o incluso el arroz.

Para este plato tan casero, te recomiendo que hagas tu propio caldo con verduras y huesos. Este caldo será mucho más sano que los que puedas comprar envasados, y es que, los libras de todos los conservantes y sodio que tienen estos bricks, y te aseguras de estar cocinando con ingredientes naturales.

Puede parecer un poco aparatoso, pero la verdad es que hacer caldo es tan sencillo como poner las verduras y los huesos, cubrirlos con agua y dejar que el fuego haga su papel. Así obtendremos un mejor sabor en nuestra sopa de quinoa con verduras.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla dulce, cortada en cubitos
  • 2 zanahorias grandes, cortadas diagonalmente
  • 2 ramas de apio, cortadas por la mitad, y luego cortadas en diagonal
  • 2-3 dientes de ajo, picados
  • 1 hoja de laurel
  • 1 y 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 2 litros de caldo de pollo
  • 2/3 taza de quinoa, bien enjuagada
  • 1 y 1/2 tazas de pollo troceado
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto

Elaboración

  1. Calienta el aceite en un cazo grande, añade las verduras troceadas: cebollas, zanahorias, apio, ajo, y también la hoja de laurel y el tomillo. Sofríe las verduras hasta que estén pochadas. Es importante que los trocitos sean pequeños para que queden realmente blandas.
  2. Vierte el caldo de pollo y la quinoa, y deja que llegue a ebullición. Una vez que hierva, reduce el fuego al mínimo para cocer la quinoa, unos 20 minutos.
  3. Añade el pollo troceado y deja que se cocine unos minutos, solo para que se caliente junto con el resto de ingredientes.
  4. Sírvelo, retirando la hoja de laurel antes, y disfruta.

NOTAS

Puedes conservar la sopa en el frigorífico durante un par de días, o congelarla.

Si no te gusta alguna verdura de las que he puesto, la puedes retirar o sustituir por otras que prefieras. En realidad, el sabor a verduras ya se lo dará el caldo si has echado verduras. Los trozos son para saborear mientras comes la sopa. Por otra parte, también puedes hacer el caldo solo con los huesos.

Valores nutricionales por ración:

Calorías: 473 | Grasas: 17.9g | Grasas saturadas: 3.7g | Proteínas: 30.5g | Hidratos de carbono: 46.4g | Azúcar: 13.7g | Fibra: 4.3g | Sodio: 775.3 mg | Colesterol: 53.8 mg.

Nuestros favoritos