Ramen de pollo

Un bol de ramen es una bomba de sabor, con un rico y sabroso caldo (llamado dashi), carne tierna, fideos, y rematado con un huevo ramen. Y hay una razón por la que el ramen es tan sabroso. Lleva bastante tiempo hacer un caldo tan complejo.

1

El verdadero ramen japonés, requiere años y una gran habilidad para perfeccionarse. Pero como no tengo tanto tiempo, quería crear una receta más simple de fideos de ramen que recordase a Japón, pero que pudiera hacerse rápidamente, con ingredientes que tengo a mano.

Opté por el pollo en lugar de cerdo, pero he mantenido la esencia del ramen tradicional elaborando un caldo de pollo con ajo, jengibre, setas shitake y salsa de soja que, junto a unos fideos ramen cocidos, trozos de suculento pollo, y coronado con cebollino fresco y un huevo cocido, forman este delicioso plato de ramen.

Mi versión está en la mesa en menos de una hora, y aunque puede que no sea del todo auténtico, es una sopa sabrosa y reconfortante.

Este artículo te puede interesar: ramen.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 45 minutos

Tiempo total: 1 hora

Raciones: 2 personas

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo (deshuesadas, con piel)
  • Sal y pimienta negra molida, para sazonar
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo o vegetal
  • 2 cucharaditas de jengibre fresco, picado
  • 3 cucharaditas de ajo fresco, picado
  • 3 cucharadas de salsa de soja baja en sodio
  • 2 cucharadas de mirin
  • 1 litro de caldo de pollo casero
  • 30 gramos de setas shitake deshidratadas (o 1/2 taza de champiñones frescos)
  • 1-2 cucharaditas de sal, o al gusto
  • 2 huevos grandes
  • 1/2 taza de cebollino, picado
  • 200 gramos de fideos ramen secos

Elaboración

Para cocinar el pollo:

  1. Precalienta el horno a 190 grados. Sazona el pollo generosamente con sal y pimienta negra.
  2. Derrite la mantequilla en una sartén grande a fuego medio. Agrega el pollo, con la piel hacia abajo, y cocínalo hasta que la piel esté dorada, aproximadamente de 5 a 7 minutos. Dale la vuelta al pollo y cocínalo otros 4-5 minutos, hasta que esté dorado.
  3. Pasa la sartén al horno (o pon el pollo en una fuente para horno) y ásalo de 15 a 20 minutos, hasta que el pollo esté bien cocido. Sácalo del horno, y transfiere el pollo a un plato. Cúbrelo con papel de aluminio hasta que esté listo para servir.

Para hacer el caldo de ramen:

  1. Calienta el sésamo en una olla grande a fuego medio, hasta que brille. Agrega el ajo y el jengibre y sofríelo por unos minutos hasta que se ablanden.
  2. Vierte la salsa de soja y el mirin, y remuévelo. Déjalo sofreír un minuto más. Agrega el caldo, tapa la cazuela y deja que hierva. Retira la tapa, reduce el calor y deja que cueza a fuego lento, sin tapar, durante 5 minutos.
  3. Añade las setas secas y cocínalo a fuego lento otros 10 minutos. Sazónalo con sal a tu gusto.

Para hacer los huevos pasados por agua:

  1. Llena una olla con el agua suficiente para cubrir los huevos, y llévalo a ebullición. Incorpora los huevos (aún fríos de la nevera) al agua hirviendo. Hierve los huevos a fuego lento durante 7 minutos (para lograr una yema semi líquida) u 8 minutos (para una yema blanda).
  2. Mientras tanto, llena un bol grande con agua helada. Cuando pase el tiempo, saca los huevos del agua caliente y ponlos en el baño de hielo para detener el proceso de cocción.
  3. Espera por lo menos 5 minutos, o hasta que se enfríen lo suficiente para pelarlos. Luego retira con cuidado la cáscara y córtalos por la mitad, a lo largo. Resérvalos hasta que el plato esté listo para servir.

Emplatar:

  1. Pica el cebollino, corta el pollo en trozos finos, y resérvalos.
  2. Cuando los huevos terminen de cocinarse, agrega los fideos ramen al agua hirviendo. Cocínalos durante 2-3 minutos, hasta que estén suaves, luego divide los fideos en dos boles grandes.
  3. Añade el pollo en rodajas y cúbrelo con el caldo de ramen. Incorpora el cebollino y el huevo cocido. Sírvelo inmediatamente.

2

Notas

Pídele a tu carnicero que retire el hueso de las costillas de las pechugas de pollo (dejando la piel), o utiliza pechugas de pollo con hueso y sin piel y aumenta el tiempo de asado en el horno de 5 a 10 minutos, según sea necesario.

También puedes reducir el tiempo de preparación del ramen a la mitad usando un pollo asado entero comprado en la tienda, simplemente cortando todo lo que desees y añadiéndolo al ramen.

Si tienes tiempo, puedes hacer estos huevos de ramen marinados, con todo el umami.

Es importante cocinar los fideos a parte, porque si los cocinas con el caldo, liberan un montón de almidón que espesa el caldo, y empiezan a absorber todo el líquido de la sopa. Luego te quedas con un montón de fideos empapados y una sopa sin apenas caldo. Así que lo mejor es cocinar los fideos por separado, luego servirlos individualmente y verter el caldo sobre ellos.

Nuestros favoritos