Alcachofas al horno

Si nunca has cocinado alcachofas, no las cuezas ni las cocines al vapor. El delicado sabor de las alcachofas se preserva y disfruta mejor asadas al horno con aceite, limón y ajo.

Preparar y cocinar las alcachofas solía desconcertarme ¡las tenía miedo! Hasta hace unos años solo las preparaba en el microondas, una forma rápida de hacerlas, pero muy poco imaginativa.

1

Entonces, un fin de semana fui a Tudela y la madre de una amiga me cocinó unas aromáticas alcachofas asadas con ajo, rodajas de limón, y hierbas aromáticas. Le pedí la receta, y desde entonces no las cocino de otra manera.

Lo que me encanta de este método de cocción, es que su delicado sabor se concentra y permanece en la alcachofa, no se diluye en el agua de la cocción.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

La preparación de las alcachofas puede parecer complicada, pero si sigues todos los pasos de la receta, verás que no lo es. Solo debes tener en cuenta que una vez cortada, hay que ponerla en un recipiente con agua y limón, o untar el limón directamente, ya que se empieza a oxidar en el momento.

Mi experiencia ha sido que las alcachofas se tornan ligeramente marrones sin importar lo que suceda, muy parecidas a un aguacate. Sin embargo, como en el horno se doran durante el proceso de asado, no notarás demasiado la decoloración.

Esta receta es estupenda como aperitivo, o como acompañamiento, pero también nos gustan sólo porque sí. ¡Realmente no necesitas una excusa para disfrutar de estas deliciosas alcachofas!

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 40 minutos

Tiempo total: 60 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 4 alcachofas grandes enteras
  • 2-3 limones enteros, cortados en rodajas
  • 8 dientes de ajo, pelados
  • 8 ramitas de tomillo
  • 6-7 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 8 pizcas de sal

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200 ºC con calor por arriba y por abajo.
  2. Lava la alcachofa exteriormente con ayuda de un cepillo pequeño. Con un cuchillo afilado, corta la parte superior de la alcachofa, aproximadamente 1 centímetro. Haz lo mismo con el tallo. Retira las hojas inferiores más pequeñas, y elimina las hojas exteriores que están muy duras.
  3. Corta cada alcachofa por la mitad longitudinalmente, y frota el interior con limón para evitar que se pongan de color marrón. Justo en el centro, hay una parte que tiene como pelillos, que hay que retirar, pues no es comestible. Después de esto puedes sumergirlas en un bol con agua y limón o unas hojas de perejil, para que no se oxiden mientras preparas el resto de alcachofas.
  4. Rocía una bandeja de horno con aceite de oliva. Coloca los corazones de alcachofa boca arriba y sazónalas con sal y pimienta negra.
  5. Coloca 3 dientes de ajo, una ramita de tomillo y una rodaja de limón en cada alcachofa, y rocía por encima aceite de oliva.
  6. Cubre la bandeja con papel de aluminio e introdúcela en el horno durante 40-60 minutos o hasta que las alcachofas estén tiernas. Todo va a depender del tamaño de la alcachofa. Puedes probar la cocción tirando suavemente de una de las hojas, o pinchándolas con un cuchillo pequeño y afilado.

2

Notas

Si no te ha quedado claro la preparación de las alcachofas, tengo un artículo que explica claramente cómo limpiar las alcachofas, sin cargártela entera.

Cuando prepares alcachofas, necesitarás tener un poco de agua con limón lista para evitar el oscurecimiento. Por cada litro de agua utiliza aproximadamente tres cucharadas de jugo de limón (aproximadamente 1 limón grande) o 1/2 taza de vinagre. Después de cada paso de corte, colócalo dentro del agua. Otra opción es simplemente frotar el lado cortado con limón.

Nuestros favoritos