Alcachofas con jamón

Las alcachofas y el jamón serrano es una de esas combinaciones que funcionan tan bien, que ya es todo un clásico. Se sirve como tapa en la mayoría de los bares de Andalucía, pero ahora pueden ser un maravillo entrante en tu casa con la receta de hoy.

1

No dejes que las alcachofas te desanimen, ya que son muy fáciles de limpiar y preparar. Para hacer esta receta, sólo necesitas unos pocos ingredientes simples:

Alcachofas: Cualquier variedad servirá. Puedes leer aquí mi tutorial sobre cómo limpiar y recortar las alcachofas frescas. Pero en general, busca alcachofas que tengan hojas apretadas, que pesen y que tengan un color verde saludable (sin demasiado oscurecimiento).

Jamón serrano: Si es de calidad, mejor sabrá. mejor cortado en taquitos, para morderlos fácilmente.

Seguramente también te interesará el artículo principal de recetas de alcachofas.

Ajo: Cuantos más, mejor. Una vez sofritos en el aceite, puedes comerlos con tu alcachofa o retirarlos. Y por supuesto, aceite de oliva de calidad, y unas hojas de perejil para decorar el plato.

Una auténtica tapa ideal para la primavera o como entrante.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 35 minutos

Tiempo total: 50 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 6 alcachofas frescas
  • 200 gramos de jamón serrano picado en taquitos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unas hojas de perejil
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Elaboración

  1. Deshazte de las hojas verdes exteriores de las alcachofas hasta que veas hojas más claras, así eliminarás las hojas más duras y solo te quedarás con las tiernas.
  2. Con un cuchillo de cocina afilado, corta aproximadamente dos centímetros de la parte superior de la alcachofa. Corta también un centímetro del tallo, pero recuerda que el tallo de la alcachofa es una continuación del corazón, así que no lo cortes del todo.
  3. Corta las alcachofas por la mitad longitudinalmente, e inmediatamente colócalas en un recipiente con agua y zumo de limón para evitar que se oxiden y se vuelvan oscuras; también puedes cortar el limón por la mitad y frotar cada trozo de la alcachofa con el limón.
  4. Retira la parte peluda del centro de las alcachofas con una cucharilla, corta en cuartos las mitades y escurre las alcachofas.
  5. Pon a hervir una olla grande con agua salada a fuego fuerte. Coloca las alcachofas escurridas en la olla de agua hirviendo, coloca la tapa y deja que se cocinen a fuego lento hasta que estén tiernas. El tiempo de cocción puede variar, dependiendo del tamaño de las alcachofas. Una aproximación es de 20 minutos para una alcachofa de tamaño mediano o 45 minutos para una alcachofa de tamaño gigante.
  6. Saltea el ajo en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Añade los taquitos de jamón y sofríelos durante un minuto, para que suelten un poco de grasa.
  7. Escurre las alcachofas y colócalas sobre un trozo de papel de cocina, presionándolas suavemente para eliminar el exceso de agua. Añade las alcachofas a la sartén con el jamón y sofríelo a fuego medio durante 10 minutos. Sirve el plato adornado con perejil, añade sal y pimienta negra al gusto, y un chorrito de aceite de oliva por encima.

Notas

¿Qué no quieres complicarte la vida limpiando y cocinando las alcachofas? También puedes comprar corazones de alcachofas que vienen ya cocidos y añadirlos directamente en el sofrito de ajo y jamón serrano.

Nuestros favoritos