Salsa de queso azul

Soy una amante de las salsas. Pasta, carne, verduras, pescados…. Todo alimento tiene la salsa perfecta, y si hay una que me apasiona, esa es la de queso azul.

1

Es uno de los clásicos que todo chef tiene que clavar antes de convertirse en profesional. Así que si consigues hacer tu propia salsa de queso azul, entonces definitivamente puedes llamarte a ti mismo chef.

De cualquier manera, esta receta es realmente fácil de hacer, es bastante rápida (la tendrás hecha en menos de 5 minutos) y además combina con casi todo.

Personalmente, disfruto muchísimo haciendo la salsa para un filete con patatas y acompañado de un buen vino. De hecho, es una comida que hago muy a menudo a modo de recompensa, cuando acabo un trabajo o quiero darme un premio. Y la clave está, en la salsa de queso azul.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de prepararlo aquí.

Está claro que, es fundamental que te guste este tipo de lácteo para disfrutar de esta salsa. Se trata de un queso fuerte, de un sabor que no todo el mundo disfruta, pero quien lo hace, lo hace con ganas.

Te recomiendo que elijas un producto de calidad. Podrás distinguirlos por su veteado de color azulado y su olor distintivo. Si alguna vez has visto una pieza con un poco de moho azul, no es que se han estropeado.

De hecho, esto significa que ha sido tratado de una manera en la que fue inyectado con esporas antes del proceso de curado. Mi preferido es el gorgonzola, pero también me gusta mucho el Roquefort.

Si nunca has probado el queso azul, deberías hacerlo. Puedes disfrutarlo solo, untado en pan, en un aliño o en salsas cremosas.

Su perfil de sabor es generalmente bastante agudo y la mayoría de las veces salado, por eso se combina con un elemento más dulce como la miel para equilibrar los sabores. Cuando se consigue este equilibrio, ¡el queso azul es perfecto!

¿Con qué puedes servir la salsa?

  • Con cualquier corte de bistec de ternera, costillas, lomo, hamburguesas o hasta albóndigas.
  • En el plato Steak au Roquefort
  • Cualquier corte de pollo se beneficiará de esta receta.
  • Con chuletas de cerdo
  • Aderezará cualquier vegetal verde que haya sido hervido, cocido al vapor o asado, como el brócoli, la col, y los espárragos.
  • Con patatas fritas, coliflor, champiñones, etc.
  • La pasta atenúa un poco el sabor del queso azul y ¿quién puede resistirse a que cada centímetro de pasta (ravioles de calabaza o espinacas, ñoquis) se cubra con esta salsa?
  • Debido a que tiene un sabor tan grande, es mejor evitar mezclarlo con mariscos, pero hay recetas que la usan con atún, caracol, mejillones, salmón y fletán.


Tiempo de preparación: 1 minuto

Tiempo de cocción: 3 minutos

Tiempo total: 4 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 300 ml de nata líquida para cocinar
  • 60 gramos de queso azul

Elaboración

  1. Calienta la nata a fuego medio en una sartén. Desmenuza el queso azul que hayas elegido y añádelo a la nata caliente. Remuévelo hasta que se deshaga el queso y la salsa esté suave.

NOTAS

Si quieres hacer una receta baja en calorías, la verdad es que lo tienes complicado, ya que se trata de un plato con un alto valor calórico. No obstante, no tienes por qué renunciar a un buen premio. Puedes hacer algo para que engorde un poco menos utilizando leche evaporada que encontrarás en cualquier supermercado.

En la receta no pongo sal porque no hace ninguna falta, ya que el queso tiene todo el sabor para que la salsa nunca quede sosa. Sin embargo, me gusta echar algunas especias o hierbas, como el romero, el tomillo, el orégano o mi preferida, el cebollino. Está última será mejor añadirla al final de la cocción.

Si quieres darle más profundidad a tu salsa, también puedes añadirle un poco de alcohol. Para hacerlo, derrite primero mantequilla y fríe algunas cebollas troceadas a fuego lento.

Después, sube el fuego y añade brandy, vodka o whisky, dejándolo que burbujee un minuto. A continuación, solo tendrás que echar la nata y luego el queso, y ¡a disfrutar!

Debido a su naturaleza, es difícil saber cuándo se ha estropeado el queso azul. Si las partes blancas se han vuelto amarillas y las azules verdes, tienen moho borroso o huelen a amoníaco, deséchalo inmediatamente.

Valores nutricionales por ración (90 ml):

Calorías: 306 kcal | Grasas: 31,2g | Grasas saturadas: 20g | Hidratos de carbono: 2,4g | Azúcar: 2,3g | Proteínas: 5,3g.

Nuestros favoritos