Solomillo Wellington de Gordon Ramsay

No hay un plato más lujoso, delicioso e intimidante que el solomillo Wellington. Un solomillo de ternera envuelto en hojaldre y horneado hasta obtener una preciosa perfección dorada por fuera y tierna y rosada por dentro. Y la versión de Gordon Ramsay es tan célebre como querida.

Es posible que conozcas a Gordon Ramsay como el temperamental chef al mando de programas como Hell's Kitchen, Pesadilla en la cocina (Kitchen Nightmares) y MasterChef (versión americana). Es muy exigente con la perfección, y su receta de solomillo Wellington es conocida internacionalmente.

1

He echo la receta de solomillo Wellington un puñado de veces, pero eso no me ha impedido querer probar la versión de Ramsay. Quería ver si el producto final estaba a la altura de su prístina reputación, y si valía la pena tanto el alto precio, como la larga preparación.

Porque la receta de solomillo Wellington puede ser todo un éxito, o una auténtica pesadilla en la cocina, como diría Gordon. Y una muy cara.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

La complicación de la receta está en que la carne quede con un bonito centro rosado, y al mismo tiempo que el hojaldre esté completamente horneado, dorado y crujiente. Si marcas la carne demasiado en la sartén, la carne quedará demasiado cocida después del horneado, así que es un equilibrio difícil de conseguir.

La receta de Ramsay indica unos tiempo de enfriamiento entre cada paso, incluyendo una noche de reposo, pero aunque exigente, todos estos detalles garantizan el éxito del plato. Por esta razón es una gran receta si tratas el solomillo por primera vez.

Esas horas de espera valen la pena cuando consigues un solomillo perfectamente rosado, y una pasta de hojaldre bien cocinada, si sigues las instrucciones al pie de la letra.

La carne de Ramsay también tiene una adición inteligente: El jamón de Parma, que crea una película para evitar pasar la humedad de las setas y los jugos de la carne. Es muy inteligente.

Pero también vale la pena señalar que todas las compras, la preparación, la cocción y el descanso llevan varios días. Así que hay que programarlo con mucha anticipación, como sugiere Ramsay.

La receta también incluye los pasos para elaborar una salsa de vino, pero honestamente, me gusta más la salsa que utilizo normalmente para el solomillo Wellington.

Con paciencia, este es uno de los mejores solomillos Wellingtons que vas a probar.

Tiempo de preparación: 40 minutos + tiempo de espera

Tiempo de cocción: 1 hora y 30 minutos

Tiempo total: 2 horas y 10 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 2 solomillos de ternera (de unos 400 gramos cada uno)
  • 500 gramos de mezcla de setas, limpias
  • 1 ramita de tomillo, sólo las hojas
  • 8 lonchas de jamón o prosciutto de Parma
  • 500 gramos de hojaldre refrigerado, a temperatura ambiente
  • Aceite de oliva, para freír
  • 2 yemas de huevo, batidas con 1 cucharada de agua y una pizca de sal
  • Sal y pimienta negra molida

Para la salsa de vino tinto:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gramos de recortes de carne (pídele al carnicero que los reserve cuando recorte el solomillo)
  • 4 chalotas grandes, peladas y cortadas en rodajas
  • 12 granos de pimienta negra
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • Un chorrito de vinagre de vino tinto
  • 1 botella de 750 ml de vino tinto
  • 750 ml de caldo de ternera

Elaboración

  1. Envuelve cada trozo de solomillo en una triple capa de film para darle forma redondeada, y luego guárdalo en el frigorífico durante toda la noche.
  2. Pon una sartén a fuego medio-alto y añade dos cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, sella los solomillos durante 1 minuto, hasta que la superficie esté dorada. Retíralos de la sartén y deja que enfríen.
  3. Pica las setas finamente y sofríelas en la sartén que has usado con dos cucharadas de aceite, las hojas de tomillo y un poco de sal y pimienta negra.
  4. Continua cocinando las setas a fuego alto durante unos 10 minutos, hasta que todo el exceso de humedad se haya evaporado y quede una pasta de setas. Retira las setas de la sartén y deja que enfríen.
  5. Corta la masa por la mitad, colócala sobre una superficie ligeramente enharinada y corta cada pieza en forma de rectángulo que sea lo suficientemente grande como para envolver uno de los solomillos. Conserva la masa estirada en el frigorífico.
  6. Coloca un trozo grande de film transparente sobre una superficie de trabajo, y dispón 4 lonchas de jamón de Parma en el centro, superponiéndolas ligeramente, para crear un cuadrado. Extiende la mitad de las setas sobre el jamón en una capa fina.
  7. Salpimenta los solomillos y colócalos en el centro del jamón. Ayudándote con el film transparente, enrolla el jamón de Parma sobre el solomillo, y luego envuélvelo con el film para conseguir una superficie uniforme. Repite este paso con el otro solomillo, y luego enfríalo en la nevera durante al menos 30 minutos.
  8. Pincela la masa de hojaldre con el huevo. Retira el film de la carne y envuélvelo con la masa de hojaldre como si fuese un paquete. Recorta la masa sobrante y úntala con el huevo batido. Cúbrelo con film y deja que enfríe durante al menos 30 minutos. Precalienta el horno a 200ºC.
  9. Mientras tanto, puedes hacer la salsa de vino tinto. Calienta el aceite en una sartén grande y sofríe los recortes de carne durante unos minutos, hasta que estén dorados. Agrega las chalotas, la pimienta, el laurel y el tomillo, y cocínalo durante unos 5 minutos, removiéndolo con frecuencia, hasta que las chalotas se doren.
  10. Vierte el vinagre y deja que se casi se evapore. A continuación, añade el vino y déjalo hervir hasta que se reduzca casi por completo.
  11. Añade el caldo y llévalo a ebullición de nuevo. Después reduce el fuego, y deja que se cocine a fuego lento durante 1 hora, hasta que tenga la consistencia que desees. Cuela la salsa por un colador fino y ajusta el condimento.
  12. Saca la masa del frigorífico y marca con un dibujo la superficie del hojaldre. Vuelve a pincelar la masa con el huevo batido, e introdúcelo en el horno durante 15-20 minutos, hasta que el hojaldre esté dorado y crujiente. Deja que descanse 10 minutos antes de cortarlo.
  13. Recalienta la salsa y sirve las rodajas de solomillo Wellington acompañado de la salsa.

NOTAS

Compra la mejor masa de hojaldre que puedas encontrar.

No te apresures en los tiempos de enfriamiento, ya que es la clave para que el plato salga perfecto.

Ramsay no da una temperatura interna para la carne terminada, pero te puedo decir que yo lo medí y a los 57 grados el punto está perfecto.

Nuestros favoritos