Tiramisú de fresa

Las protagonistas del verano son las fresas, y estos frutos carnosos y rosados van muy bien con el tiramisú, ¡especialmente cuando están empapadas en ron!

Tengo que admitir que me encanta la comida bonita. No me malinterpretéis, me encanta la comida deliciosa, pero seamos honestos, la comida entra primero por los ojos, y si es bonita, gusta mucho más.

1

Este tiramisú de fresa no solo es bonito, sino que tiene un sabor brillante y delicioso. Para empezar, las fresas se empapan en una mezcla de ron y azúcar (un toque de alcohol para alegrar cualquier situación).

Esta mezcla va a ir acompañada de una capa de bizcochos de soletilla sumergidos en zumo de naranja.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de tiramisú.

En lugar de remojar los bizcochos en café y licor como se hace en la receta original de tiramisú, opté por el zumo de naranja. No creo que el café y las fresas combinen bien, pero si te gusta esta mezcla pruébalo.

Los bizcochos empapados se vuelven muy suaves y esponjosos por el jugo de naranja. ¡Eso es algo bueno! ¡Nadie quiere una galleta dura en su tiramisú! Pero cuidado de mojarlos demasiado, o se romperán al colocarlos en el molde.

La tercera capa es una mezcla cremosa de queso mascarpone y nata, que montaremos hasta que esté aireada, y mezclaremos con 2 cucharadas de mermelada de fresa para darle un ligero tono rosado.

Si quieres un tono rojo más intenso, puedes añadir unas gotas de colorante alimentario rojo.

Ya solo queda dejar que se asiente en el frigorífico durante varias horas (cuanto más tiempo, mejor estará) y al cortarlo servimos cada trozo con una fresa entera.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo total: 2 horas y 20 minutos

Porciones: 4 personas

Ingredientes

  • 4 tazas de fresas frescas en láminas
  • 6 fresas enteras pequeñas
  • 240 ml de ron
  • 50 gramos de azúcar
  • 225 gramos de queso mascarpone
  • 120 ml de nata líquida para montar fría
  • 60 gramos de azúcar glas
  • 2 cucharadas de mermelada de fresa
  • 120 ml de zumo de naranja recién exprimido
  • 30 bizcochos de soletilla

Elaboración

  1. Mezcla las fresas laminadas, las fresas enteras, el ron y el azúcar en un recipiente. Introdúcelo en el frigorífico y déjalo reposar al menos 1 hora, o hasta 2 horas.
  2. Engrasa un molde cuadrado de 20x20 cm (cuanto más pequeño sea el molde, más alto quedará el tiramisú, y viceversa) con mantequilla.
  3. En el recipiente de una batidora de varillas añade el mascarpone, la nata líquida, y el azúcar glas. Bátelo bien hasta que se formen picos suaves. Añade la mermelada de fresa y continua batiéndolo hasta que se formen picos rígidos.
  4. Vierte el zumo de naranja en un recipiente plano y poco profundo, y sumerge los bizcochos de uno en uno, lo justo para que absorban algo de líquido, pero sin que se empapen completamente.
  5. Ve colocando la mitad de los bizcochos en la base del molde, distribuidos uniformemente. Cubre esta capa con la mitad de la mezcla de mascarpone y nata. Coloca la mitad de las fresas laminadas sobre la capa de mascarpone.
  6. Repite las capas comenzando por los bizcochos de soletilla, continuando por la crema de queso y terminando con una capa de fresas laminadas.
  7. Tapa el molde y colócalo en el frigorífico para que se asiente durante 2 horas, o hasta que esté listo para servir. Reserva las fresas enteras restantes para decorar el tiramisú a la hora de servir.
  8. Cortar el tiramisú en 4-6 trozos y cubre cada uno con una fresa entera.

NOTAS

Esta receta funciona también muy bien con cualquier tipo de bayas frescas o incluso cerezas.

Un consejo, si quieres que el corte del tiramisú salga perfecto, introdúcelo en el congelador unos 30 minutos antes de servirlo. Así en trozo saldrá entero, y quedará más bonito visualmente.

También puedes hacer este tiramisú individual, en vasos de postre.

Nuestros favoritos