Tiramisú sin huevo

El tiramisú es uno de mis postres preferidos. Aunque no soy una gran amante del café, me encanta ese sabor mezclado con los bizcochos de soletilla y la crema suave de mascarpone. Se trata de uno de mis placeres prohibidos… pero ¿qué serían las prohibiciones si no nos las saltamos de vez en cuando?

1

La verdad es que el tiramisú se hace con huevo. Yo decidí quitárselo, ya que me sienta bastante mal el huevo crudo algunas veces, y por no arriesgar, probé la receta del tiramisú sin huevo, y oye, me quedó genial. De hecho, la prefiero a la original.

Además, se trata de una opción ideal para quien tiene alergia al huevo, intolerancia o simplemente nos le apetezca jugársela con eso de la salmonella. De todas maneras, hay que decir que los bizcochos de esta receta llevan huevo, así que si la quieres sin huevo totalmente, tendrás que sustituirlos por otros que no contengan este ingrediente.

Otra ventaja de esta receta, es que puedes hacerla con antelación, de modo que tenerla preparada será de lo más cómodo para sorprender a tu pareja con un postre… o simplemente para sorprenderte a ti, y darte algún capricho de vez en cuando…. Que te lo mereces más que nadie.

Seguramente también te interesará el artículo principal de tiramisú.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de enfriamiento: 2 horas

Tiempo total: 2 horas y 30 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 300 ml de nata
  • 200 gramos de crema fresca
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 75 ml de Baileys o cualquier otro licor de café
  • 5 cucharadas de azúcar glas
  • 300 ml de café cargado
  • 200 gramos de bizcochos de soletilla
  • 4 onzas de chocolate negro de buena calidad, rallado
  • 1 cucharada de cacao en polvo

Elaboración

  1. Prepara el café cargado y deja que enfríe antes de usarlo.
  2. Mientras tanto, prepara la mezcla de mascarpone. En un bol grande, mezcla el queso mascarpone con la nata, la crema fresca y el Baileys con unas varillas, hasta que tenga la consistencia de crema espesa.
  3. Una vez que el café se ha enfriado, divide los bizcochos de soletilla en dos y ve mojándolos uno a uno en el café. Deja que se empapen un poco y después ve poniéndolos ordenados en la base de una fuente rectangular de 24 x 18 cm. La otra mitad resérvala para la segunda capa. Si te sobra café después de haberlas mojado todas, viértelo por encima de los bizcochos con una cuchara.
  4. Divide la mezcla cremosa en dos y vierte una mitad sobre la primera capa de bizcochos. Utiliza una espátula para alisar la superficie de la capa, y ralla dos onzas de chocolate por encima de la crema.
  5. Coloca la otra mitad de los bizcochos empapados encima de la crema de mascarpone y repite la operación, tanto con la capa de mascarpone, como con el chocolate negro rallado.
  6. Por último, espolvorea el cacao en polvo por encima del postre. Deja que enfríe en el frigorífico durante al menos un par de horas, pero preferiblemente toda la noche.

NOTAS

Lo mejor es dejar enfriar el tiramisú toda la noche, sin embargo, si vas justo de tiempo, con dos horas te bastará para que el tiramisú te quede delicioso. Hay personas que lo congelan, si lo haces, te recomiendo que no pongas el cacao en polvo, sino que esperes a servirlo en el momento en el que lo vayas a comer.

El Baileys lo puedes sustituir por otra crema que prefieras. Por otra parte, si no quieres ponerle alcohol tampoco tienes por qué hacerlo, lo eliminas de la receta y tan pichi. Eso sí, si te apetece puedes sustituir la cantidad de licor por la de café.

Si quieres hacer este postre con menos calorías, puedes usar mascarpone light. La verdad es que es un postre para disfrutar sin remordimientos, y no es apto para dietas, por mucho queso light que uses. Puede servirte para sentirte mejor, pero para poco más.

Nuestros favoritos