Tortitas de plátano

¿Tienes plátanos maduros? Haz tortitas de plátano. Suaves por dentro, crujientes por fuera y con un delicado sabor a plátano y vainilla, estas tortitas de plátano son realmente espectaculares.

Me encantan con un simple chorrito de sirope de arce o acompañados de una salsa de arándanos casera, pero si quieres disfrazarlos y dar pistas sobre lo que hay dentro, ponles rodajas de plátanos frescos y un poco de azúcar glass.

1

Lo mejor de todo: son súper fáciles de preparar. El plátano machacado, además de darle sabor, le da humedad a la masa, y un dulzor natural que encaja a la perfección con la vainilla.

La clave para conseguir unas tortitas de plátano esponjosas que no estén empapadas por el centro, es cocinarlas en una sartén o plancha precalentada, y mantener la temperatura a fuego medio.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

Con una temperatura más alta las tortitas se quemarían antes de cocinarse completamente, y nadie quiere tortitas quemadas y/o mal cocidas.

También ayuda añadir un poco más de levadura en polvo y dejar reposar la masa durante unos minutos antes de cocinar las tortitas. La levadura en polvo se activa dos veces, primero, cuando se moja, y segundo, cuando se aplica calor. Así que aprovecha esa primera activación y deja que la masa se haga más grande y más burbujeante. ¡Funciona!

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 35 minutos

Raciones: 12 tortitas

Ingredientes

  • 180 gramos de harina para todo uso
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 270 ml de leche semidesnatada
  • 1 plátano muy maduro, machacado
  • 2 huevos L
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
  • Plátano en rodajas, para acompañar

Elaboración

  1. Mezcla la harina, el azúcar, la levadura en polvo y la sal en un recipiente mediano.
  2. En otro recipiente, mezcla la leche, el puré de plátano, los huevos, el extracto de vainilla y la mantequilla derretida.
  3. Agrega esta mezcla a los ingredientes secos y, con una espátula, mézclalo lo justo para que los ingredientes se combinen. No lo mezcles en exceso. La masa será espesa y grumosa. Déjalo reposar 10 minutos.
  4. Calienta un poco de mantequilla en una sartén antiadherente a fuego medio. Una vez que la mantequilla empiece a chisporrotear, vierte 2-3 cucharadas de la mezcla (más o menos cantidad dependiendo del tamaño que prefieres las tortitas).
  5. Una vez que se empiecen a formar burbujas en la parte superior de las tortitas, dales la vuelta con una espátula, y continua la cocción por el otro lado, hasta que estén ligeramente doradas. Ajusta la temperatura si es necesario.
  6. Sirve las tortitas inmediatamente con jarabe de arce, mantequilla o sirope, y adórnalo con rodajas de plátano.

NOTAS

Las tortitas se pueden congelar hasta por 3 meses. Después de que estén completamente frías, coloca una hoja de papel de horno entre cada tortita y apílalas. Envuelve bien la pila de tortitas en papel de aluminio o colócala dentro de una bolsa para congelador.

Para recalentarlas, colócalas en una sola capa sobre una bandeja para hornear y cúbrelas con papel de aluminio. Hornéalas en un horno a 190ºC durante 8 a 10 minutos, o hasta que estén calientes.

Me gusta usar harina para todo uso, pero también funciona con harina de trigo integral.

Nuestros favoritos