Tortitas sin huevo

El huevo es un alimento muy básico de nuestra dieta, y sin embargo, hay muchas personas que prefieren alejarlo de sus recetas. Las causas son varias, puede que el temor a la salmonella, alergias o intolerancias que no permiten su uso, o sencillamente que no les guste el huevo.

1

Pues bien, si este es tu caso, o simplemente te has quedado sin huevos y quieres desayunar tortitas, hoy te hago partícipe de la mejor receta de tortitas sin huevo que hayas probado.

Nunca hubiera pensado que era posible hacer tortitas sin huevo. De hecho, suena extraño. Siempre pensé que el huevo era el ingrediente clave para conseguir unas tortitas súper esponjosas y deliciosos.... ¡Estaba tan equivocada! No vas a creer lo buenas que son estas tortitas hasta que las prepares tú mismo.

Desayunar tortitas me trae muchos recuerdos, casi todos familiares y de un día especial. Es uno de esos alimentos que lo asocias con felicidad, ya que son momentos muy preciados, en lo que se celebra un cumpleaños o cualquier otra fiesta. Por eso, probar un bocado de tortitas hace que, en mi caso, sepan a felicidad.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de cocinarlo en este apartado.

Si las tortitas también te saben a felicidad, a día festivo y quieres prepararlas sin huevo por la razón que sea, esta es la única receta que tienes para probar. En mi familia tenemos algún intolerante al huevo, y prepararlas así resulta igual de delicioso que las originales.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo total: 25 minutos

Raciones: 6 tortitas pequeñas

Ingredientes

  • 125 gramos de harina
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1/4 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 240 ml de leche entera
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de mantequilla

Elaboración

  1. En un bol mezcla la harina, el azúcar, la canela, la levadura en polvo y la sal. En otro recipiente mezcla la leche, el aceite, el agua y el extracto de vainilla.
  2. Vierte los ingredientes líquidos en el bol con los ingredientes secos y mézclalo con unas varillas manuales. No lo mezcles en exceso, puede haber algún grumos en la masa. Deja que repose un par de minutos.
  3. A continuación, calienta una sartén antiadherente a fuego medio-alto. Cuando la sartén ya esté caliente, añade la mantequilla y espera a que se derrita. Vierte la mantequilla derretida a la masa reservada, y mézclalo de nuevo.
  4. Pon la sartén de nuevo en el fuego, y cuando esté caliente, vierte un cucharón de masa en el centro. Deja que se cocine hasta que empiecen a salir burbujas en la superficie de la tortita. Dale la vuelta y continua la cocción hasta que la tortita esté dorada. Repite la operación con el resto de la masa.

NOTAS

Hay que tener en cuenta que, para disfrutar de unas tortitas de lujo, será importante que le añadamos un sirope que nos guste. Puede ser mermelada, chocolate caliente, Nutella o un clásico, el sirope de arce. Eso ya es cuestión de los gustos de cada uno. Y no te olvides de probarlas con un toque de nata montada.

Otra forma de hacerlas es añadir un poco de sabor a la masa. Por ejemplo, puedes poner trocitos de chocolate o mezclarlas con un puñado de arándanos, le dará más sabor y no necesitarás sirope para completar las tortitas.

Es importante que las tortitas se cocinen a fuego lento-medio, pues si la sartén se sobrecalienta, las tortitas pueden quemarse. Si cocinas con vitrocerámica, te recomiendo la pongas al 4-5.

Las tortitas las podemos tomar a cualquier hora del día, pero el mejor momento es el desayuno, de modo que empecemos el día con una vitalidad y una ilusión que solo contemplamos si lo primero que nos hemos llevado a la boca es una de esas magníficas tortitas. Si pruebas la receta, seguro que repites.

Nuestros favoritos