Shortbread

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

El shortbread viene de una receta escocesa de la época medieval, que los panaderos llamaban “pan” para eludir los impuestos derivados de elaborar galletas. Por eso es su nombre aparece la palabra pan, pero en realidad es un galleta tradicional típica de Escocia.

Se elabora en el horno a baja temperatura para que la masa no adquiera un color oscuro. Tiene una textura compacta y se desmiga al romperlo.

Entre sus ingrediente no figura la levadura, por eso no tiene mucho grosor. Sus proporciones correctas son: una parte de azúcar, dos de mantequilla y tres de harina.

La mantequilla, al ser predominante, tiene que ser de buena calidad. No se puede sustituir por margarina u otra cosa.

shortbread
Ingredientes para 16 porciones:

  • 125g de azúcar superfino
  • 300g de harina
  • 250g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 115g de harina de arroz
  • Azúcar para espolvorear

Elaboración del Shortbread:

Precalentamos el horno a 160ºC. Tamizamos las harinas.

Marcamos un circulo de 20 cm de diámetro sobre 2 hojas de papel vegetal.

En una amasadora o una batidora eléctrica mezclamos la mantequilla y el azúcar hasta obtener una masa pálida y cremosa.

Añadimos las harinas y una pizca de sal y seguimos mezclando con el batidor plano hasta obtener una masa blanda.

Dividimos la masa en dos porciones iguales, hacemos un disco y las envolvemos con papel film. Dejamos reposar en la nevera durante 20 minutos.

Extendemos la masa en el papel de hornear de modo que se llenen los círculos dibujados. Colocamos cada circulo y su papel sobre una bandeja de horno. Con un cuchillo marcamos las porciones en triángulos, rectángulos o rombos, como queramos y con un tenedor marcamos la superficie con puntitos. Espolvoreamos con azúcar.

Horneamos durante 35 minutos o hasta que este firme, doradito y cocido. Dejamos enfriar completamente en una rejilla y cortamos en porciones.

Se puede guardar en un recipiente hermético en la nevera hasta una semana.