Tarta de la abuela

Tengo un newsletter que uso a veces para enviar trucos de cocina y contenidos especiales Si quieres recibirlo deja tu email aquí debajo y te lo enviaré a ti también.

La tarta de la abuela se llama así por una razón, no hay abuela que no haya hecho alguna vez este postre tan exitoso. Se trata de una tarta compuesta por galletas recubiertas por capas de flan y una cobertura de chocolate. Como veis, no tiene ningún secreto, pero es una tarta que a todos nos trae buenos recuerdos.

Esta tarta se hace muy rápidamente, pues del flan lo vamos a hacer con un preparado para flan que seguramente habéis utilizado muchas veces. Yo recuerdo ver siempre en casa un paquete de sobres Flanín El niño, pues mi madre lo utilizaba a menudo para hacer cualquier tarta de este tipo, o natillas o flan. Supongo que muchos de nosotros estamos familiarizados con este ingrediente desde la infancia.

tarta de la abuela

Además, ¿a quién no le gusta hacer un postre que no tiene que hornearse? No hace falta esperar a que se haga en el horno y que después enfríe. Fácil y rápido de preparar, resulta ideal para esos momentos en los que te apetece algo dulce pero no quieres encender el horno.

Apenas tiene 6 ingredientes, y no hay forma de que lo puedas hacer mal. Yo he utilizado la receta que mi madre tenía guardada desde hace años y he agregado un ganache de chocolate en la parte superior, que creo que no hace otra cosa que mejorarlo. ¿Qué os parece?

Ingredientes

  • 1 sobre de Flanín
  • 1 litro + 1 vaso de leche entera
  • 4 cucharadas de azúcar (más o menos cantidad, al gusto)
  • 1 paquete de galletas (pueden ser de cualquier tipo)
  • 250 gr de chocolate fondant
  • 300 gr de nata líquida para montar

Elaboración:

  1. Empieza preparando el flan, es muy fácil, sólo hay que seguir las instrucciones del paquete. Separa la mitad de la leche en una taza y vierte el contenido del sobre, removiéndolo para que se disuelva completamente. No tiene que tener ningún grumo. Si te es más fácil, puedes calentar esa leche un minuto en el microondas para que sea más sencillo disolver el preparado.
  2. La otra mitad de la leche caliéntala a fuego medio en un cazo con las 4 cucharadas de azúcar y remuévelo con una cuchara de madera para que el azúcar se disuelva. Espera a que llegue a ebullición y retíralo del fuego. Vierte la taza con el preparado de flan disuelto y continúa removiéndolo todo hasta tener una crema uniforme. La consistencia tiene que ser como la crema pastelera. Resérvalo.
  3. Por otra parte, distribuye las galletas en una fuente grande o bandeja de horno y empápalas con la leche restante. También puedes hacerlo mojando cada galleta en el vaso de leche, como te sea más fácil. La leche puede estar ligeramente tibia para que las galletas empapen mejor, pero que no esté muy caliente o se romperán.
  4. Para montar la tarta, utiliza un molde rectangular y hondo, y coloca en la base una capa de galletas mojadas en leche. No tiene que quedar ningún hueco, si hace falta rompe unas galletas para cubrirlo.
  5. Vierte otra capa de flan hasta cubrir las galletas completamente. Sigue poniendo otra capa de galletas encima del flan y cubriéndolo con más flan. Continúa con este procedimiento hasta terminar las galletas. Lo ideal es que la última capa sea de galletas.
  6. Por último, hacemos la última capa, que será el ganache de chocolate. Calienta la nata en un cazo a fuego medio hasta que empiece a hervir. Retíralo enseguida del fuego para que no se salga y añade el chocolate troceado. Remuévelo con una cuchara de madera hasta que el chocolate se deshaga por completo y tengas una salsa líquida.
  7. Vierte esta salsa encima de las galletas hasta cubrirlas por completo. Deja que la tarta enfríe a temperatura ambiente y luego introdúcela en el frigorífico para que enfríe completamente. Sirve la tarta fría.

tarta de galletas

Este es el tipo de postre que nadie rechaza, y en presencia se ve bastante impresionante teniendo en cuenta el poco tiempo que requiere.

Incluso los niños pueden participar en el proceso, mojando las galletas en la leche o formando las diferentes capas de la tarta.

Siempre se puede variar la receta añadiendo diferentes sabores, como ralladura de naranja, ron, extracto de vainilla, licor, etc. Generalmente me gusta mantener la receta original y disfrutar de su delicioso sabor a recuerdos.

El recipiente que utilicéis que sea preferiblemente rectangular o cuadrado, pues las capas cuestan hacerse más si es redondo. El tamaño puede ser el que queráis, teniendo en cuneta que cuanto más ancho sea, más fina quedará la tarta, y cuanto más estrecho sea, más alta quedará.