Bizcocho de calabaza

Ya hemos entrado de lleno en el otoño, la temporada de la caída de las hojas, del truco o trato y de las calabazas.

Nos inundan imágenes de ellas, en postres, en platos, en moldes, en decoración, en ropa, en todo. Así que aquí pongo mi granito de arena, un riquísimo bizcocho de calabaza cubierto con un buttercream de queso con virutas de chocolate y decorado con unas mini calabazas de fondant.

1

Este bizcocho es un poco menos dulce y más especiado que otros bizcochos y lo podemos degustar solo o cubierto con un frosting o una crema, como he puesto yo, como más os guste.

Si no encontráis puré de calabaza podéis hacerlo vosotros mismos: trocea una calabaza, quitarle las semillas y cocerla al vapor unos 30 minutos. La aplastáis, la pasáis por un tamiz y la dejáis escurrir varias horas para que no tenga exceso de agua.

Para un molde de 20 cm:

Ingredientes

  • 110g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos L
  • 240g de azúcar moreno
  • 120g de harina
  • 125g de harina con levadura incorporada
  • 100 g de puré de calabaza
  • 1/2 cucharadita de de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 125ml de buttermilk*

*El buttermilk se puede encontrar en algunos supermercado pero si no tenéis buttermilk se puede hacer en casa, con 120ml de leche desnatada o semidesnatada al que añadimos una cucharadita de zumo de limón.

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 170ºC y forramos nuestro molde con papel vegetal o spray desmoldante.
  2. En un bol tamizamos las harinas, la canela y el jengibre y reservamos.
  3. En nuestra batidora mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que la mezcla no tenga grumos (3-5 minutos). Añadimos los huevo de uno en uno sin dejar de batir.
  4. Bajamos la velocidad y añadimos la mitad de la mezcla de harinas y la mitad de buttermilk, seguimos batiendo unos minutos y repetimos el proceso con la otra mitad de las harinas y el resto del buttermilk. Lo mezclamos todo hasta que la masa quede homogénea y sin grumos.
  5. Vertemos la mezcla en el molde e introducimos en el horno durante unos 50 minutos o hasta que veamos que al introducir un palillo este salga limpio.
  6. Una vez que nuestro bizcocho este listo sacamos del horno y dejamos que enfríe completamente en una rejilla.

Como comentaba antes, podéis comerlo así o bien si queréis decorarlo con una crema os recomiendo un buttercream de queso, que es lo que mejor combina con este bizcocho. La receta la tenéis aquí.

Luego lo he decorado por encima con unas virutas de chocolate y dos mini calabazas hechas con fondant.

Lo más visto