Bizcocho de naranja

¿Ganas de algo dulce? Este bizcocho de naranja fragante, húmedo y tierno con un ligero sabor dulce y cítrico satisfará todos tus antojos.

Esta receta me encanta porque es fácil y además resulta de lo más deliciosa. Con o sin glaseado, es perfecto para la hora del té, el desayuno o como un simple postre dulce.

2

Lo he preparado innumerables veces, y aún hoy en día, es siempre la receta a la que vuelvo cuando necesito preparar un postre rápido para mis amigos. Porque es fácil, jugoso y ¡oh, qué bueno!

Uno de los secretos de este bizcocho y lo que lo hace tan jugoso es el zumo de naranja. Si bien es cierto que puedes comprar el zumo ya hecho, te recomiendo encarecidamente que lo hagas tú mismo cuando te dispongas a preparar este dulce.

No es que quede malo si no lo haces así, pero te quedará mucho mejor si el zumo lo haces tú mismo en el momento.

Mis cuñados tienen un campo de naranjos y tenía en casa un montón de naranjas que me habían traído, entonces tenía la excusa perfecta para volver a hacer este bizcocho para aprovecharlas, y de paso tomar vitamina C de una forma muy dulce.

Si no tenéis la suerte de que os den las naranjas cogidas directamente del árbol, siempre es mejor comprar una fruta ecológica, y limpiar bien la piel antes de rallarla.

Es una receta en la que el bizcocho queda muy jugoso, suave y esponjoso, pero no es demasiado dulce y tiene un equilibrio perfecto de sabor a cítrico.

Y además ahora estamos en temporada de naranjas, así que es el momento justo para hacerlo.

Por último, otra de las cosas que más me gusta de esta receta, es que puedes agregar tu propio toque personal. Es ideal, no solo para poner tu propia firma en el bizcocho, sino también para salir del aburrimiento y ponerte creativo cada vez que lo hagas.

Para enriquecer el pastel hay múltiples opciones. Uno de mis preferidos es sustituir una parte de harina por cacao puro en polvo, lo que hará que el bizcocho de naranja se convierta en uno de naranja y chocolate.

Otra opción para chocolatear el bizcocho es añadir pepitas de chocolate. Eso sí, tendrás que asegurarte de que sean pepitas o que el chocolate esté finamente rallado si las haces tú mismo, porque si no, puedes estropear la receta con una textura que no esperas.

Y como no todo es el chocolate, también puedes probar a añadir nueces, arándanos o incluso una cucharadita de canela.

Lo suyo es ir probando y encontrar lo que más te guste o lo que más te apetezca en cada ocasión. Eso sí, te recomiendo ser creativo para conseguir tu bizcocho perfecto.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocinado: 40 minutos

Tiempo total: 50 minutos

Raciones: 8 personas

Ingredientes

  • 3 huevos L
  • 160 gramos de azúcar
  • 160 gramos de harina para todo uso
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 150 gramos de mantequilla salada
  • 1 naranja grande (jugo + cáscara)

Glaseado (opcional)

  • 240 g de azúcar glas
  • 30 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de zumo de naranja natural (más o menos al gusto)

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180 °C y engrasa un molde de 25×10 cm con aceite o mantequilla.
  2. En un recipiente grande, bate los huevos y el azúcar con unas varillas eléctricas hasta que consigas una mezcla esponjosa y de color pálido.
  3. A continuación, tamiza la harina con la levadura en polvo, añádelo y mézclalo bien.
  4. Derrite la mantequilla en el microondas y viértela en la masa. Mézclalo de nuevo.
  5. Ralla la naranja finamente y sácale el jugo, incorpora tanto la ralladura como el jugo a la masa y mézclalo de nuevo.
  6. Vierte la mezcla en el molde engrasado y hornéalo durante 40 minutos, o hasta que al insertar un pincho en el centro, este salga limpio.
  7. Deja que el bizcocho se enfríe durante 10 minutos; después desmóldalo y deja que enfríe completamente antes de servirlo o glasearlo.
  8. Si prefieres glasearlo, mezcla el azúcar glas junto con la mantequilla en la amasadora a velocidad alta durante unos minutos. Calienta el zumo en el microondas (15 segundos es suficiente) y añádelo poco a poco al glaseado hasta que coja la consistencia que desees.
  9. Consérvalo en la nevera hasta que se endurezca y después decóralo con una ralladura de naranja confitada.

NOTAS

Si puedes esperar, la miga estará aun mejor el día siguiente, ya se intensificará el sabor a naranja y la textura estará más firme.

Es una receta que se debe hacer con una batidora/amasadora si es que tenemos, pero si no, no te preocupes, lo podemos hacer a mano o con una batidora de varillas eléctrica.

Descubre más recetas de Bizcocho de Naranja

Nuestros favoritos