Bizcocho de yogur

El delicioso y jugoso bizcocho de yogur de toda la vida, el que han preparado siempre tu madre o tu abuela, ¡ahora te toca hacerlo a ti! No hay problema, con las medidas del yogur es muy sencillo de elaborar.

No necesitas ninguna herramienta de medición, basta con utilizar el envase del yogur para calcular las cantidades de los demás ingredientes.

1

A veces me pasa que, intentando que a la gente le guste mis postres, me lío a hacer cosas complicadas, más vistosas, con más color, y al final lo que más triunfa y lo que más gusta, es un simple bizcocho de yogur.

Y es que, ¿quien dice que no a un bizcocho casero? Es lo mejor para desayunar, para merendar, de postre... a cualquier hora.

Esta receta de bizcocho es húmedo, ligero y esponjoso, principalmente por su ingrediente estrella, el yogur. Además, el sabor ácido del yogur permite que el bizcocho final no quede demasiado dulce que pueda empalagar.

Yo he utilizado yogur natural, pero si quieres potenciar más el sabor a limón de tu bizcocho, puedes usar un yogur de sabor limón junto con la ralladura.

CONSEJOS PARA UN BIZCOCHO DE YOGUR PERFECTO

Empieza con los ingredientes a temperatura ambiente para asegurarte de que bizcocho alcance el máximo volumen. Derrite la mantequilla en el microondas (con cuidado de no quemarla), y deja que enfríe antes de utilizarla. Y saca la leche y los huevos unos minutos antes de empezar.

El sabor cítrico del bizcocho viene de la ralladura de limón, la cual vamos a mezclar con el azúcar para que gane un sabor y un olor a cítricos.

No mezcles la masa demasiado una vez que se hayan añadido los huevos. Si lo haces puedes provocar una corteza frágil. Mézclalo lo justo para que el color amarillo desaparezca.

Reduce la velocidad de la batidora cuando agregues la harina y los líquidos.

Siempre utiliza mantequilla de verdad. El contenido de grasa de la margarina es mucho menor que la mantequilla, lo cual cambiará el resultado de la receta.

Al hornear, coloca el molde en el centro del horno y mantén la puerta cerrada hasta que haya transcurrido el tiempo mínimo de horneado.

No trates de acelerar la cocción. La mayoría de las recetas de bizcochos necesitan estar en el horno casi una hora.

También es una buena idea girar el molde una vez durante el horneado, pero cierra la puerta del horno tan pronto como sea posible para evitar sacudidas y pérdida de calor, ambos pueden causar que el bizcocho se derrumbe si no está completamente hecho.

Además, no te apresures a desmoldar el bizcocho. Déjalo reposar sobre una rejilla durante al menos 10 minutos antes de darle la vuelta.

Mu gusta pasar un cuchillo afilado por el borde del molde, o agitar suavemente el molde después de este breve enfriamiento, sólo para asegurarme de que el bizcocho está suelto.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo decocción: 45 minutos

Tiempo total: 55 minutos

Ingredientes

  • 3 huevos L, a temperatura ambiente
  • 1 yogur natural
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 1 medida de yogur de mantequilla derretida
  • La ralladura de 1 limón
  • 1/2 sobre (8 g) de levadura en polvo
  • 1/2 vaso (125 ml) de leche entera, a temperatura ambiente

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Engrasa el molde que vayas a utilizar con mantequilla, yo he utilizado un molde rectangular para plum cake de 10×25 cm.
  2. Transfiere el yogur a un bol y resérvalo. Lava el envase del yogur y sécalo, pues nos servirá para medir el resto de los ingredientes.
  3. En el bol de la batidora eléctrica, añade dos medidas de yogur de azúcar y la ralladura de limón, y mézclalo unos segundos para que el azúcar se impregne del sabor y el olor a cítrico.
  4. Añade los huevos y vuelve a mezclarlo durante un minuto, hasta que la mezcla tenga la textura de la arena mojada.
  5. Vierte la mantequilla derretida, el yogur natural, la leche, y la levadura, y mézclalo bien hasta obtener una mezcla cremosa.
  6. Incorporamos las 3 medidas de yogur de harina y bate lo justo para que desaparezca la harina.
  7. Vierte la masa en el molde engrasado, alisando la superficie con una espátula si es necesario. Introdúcelo en el horno durante 45 minutos, o hasta que al pincharlo con un palillo en el centro, este salga limpio.
  8. Sácalo del horno y deja que enfríe en el molde unos minutos, después desmóldalo y deja que enfríe completamente en una rejilla metálica antes de cortarlo.

NOTAS

Es mejor conservar este bizcocho en un recipiente hermético a temperatura ambiente. Guardarlo en el frigorífico alarga su vida útil, pero también distorsiona la textura y el sabor fresco del bizcocho. Generalmente permanecerá fresco y delicioso de 4 a 5 días a temperatura ambiente.

Normalmente, el bizcocho de yogur no tiene decoración porqué es ideal para mojar en el café o en leche, pero se le puede dar un toque con azúcar glas espolvoreado por encima.

Este tipo de bizcocho, al ser muy esponjoso y delicado no es aconsejable usarlo para cubrirlo con fondant o pasta de azúcar, aunque si es posible emborracharlo o glasearlo con buttercream para su decoración.

Nuestros favoritos